Etiquetas

,

“La Mochila De Marco Polo” es una bitácora donde se cuentan experiencias viajeras. Pero también tiene una vocación de servicio público.

Por eso informo a través del blog que en Tailandia se ha producido un golpe de estado este jueves 22 de mayo. Una Junta Militar se ha hecho cargo del poder de manera interina hasta que se restablezca de nuevo el orden civil. Los militares han suspendido la Constitución, han impuesto un toque de queda, han prohibido las reuniones, y los medios de comunicación tienen controladas sus emisiones con proclamas militaristas y canciones patrióticas.

En consecuencia, el Ministerio de Asuntos Exteriores desaconseja viajar de momento a este país del sudeste asiático que vive sobre todo del turismo. Tailandia atrae cada año a millones de turistas y viajeros de todo el mundo -entre ellos muchos españoles- en busca de sus paradisíacas playas, su clima tropical, la amabilidad de sus gentes, y sus ciudades llenas de historia y arquitectura tan íntimamente ligadas a las creencias budistas que impregnan la vida diaria de este hermoso país.

No obstante, desde aquí, desearía quitar cierto hierro a la situación. Un golpe de Estado siempre es algo serio, pero en el caso tailandés también hay que decir que casi forma parte de su ADN constitutivo. Desde 1932, año en el que se restableció la monarquía constitucional, se han producido once sublevaciones armadas contra el poder civil en este país. El “modus operandi”, además, suele ser siempre el mismo. Son asonadas incruentas en las que no se suele disparar un sólo tiro, y lo más que se producen son manifestaciones bastante controladas y alguna detención.

Para evitar altercados mayores, los militares han declarado la ley marcial e impuesto un toque de queda nocturno entre las diez de la noche y las cinco de la mañana. Eso no quiere decir que no haya posibilidad de moverse durante el día. Con unas mínimas precauciones uno se puede desplazar por la capital o trasladarse al aeropuerto, si bien en este caso hay que hacerlo con bastante antelación -más de la que ya es habitual- debido a los controles existentes; mientras, en las zonas más turísticas del país la tranquilidad es la nota predominante.

bangkokBangkok, la capital de Tailandia. Foto vía Pixabay 

En Bangkok los centros comerciales siguen abriendo al público, aunque el horario de atención al cliente es algo más reducido, y los sistemas de transporte público, como el BTS Skytrain, el metro MRT y el Airport Rail Link siguen operando con un horario de funcionamiento menor, entre las seis de la mañana y las nueve de la noche.

De ahí tranquilizar, lo primero, a quienes tengan amigos o conocidos en Tailandia en este momento por motivos de trabajo, negocios o vacaciones. Lo segundo es informar que quienes tengáis paquetes turísticos o billetes de avión comprados de antemano para viajar próximamente a Tailandia, podéis solicitar la devolución del importe si habéis decidido no viajar por esta circunstancia.

Dos matices. Si habéis contratado un paquete turístico podéis solicitar su anulación y devolución del importe. En este caso tendréis que abonar una pequeña penalización en función de la antelación con la que se cancele el paquete. Si habéis comprado un billete de avión por vuestra cuenta, es posible pedir la devolución del dinero, pero la respuesta dependerá de la política que tenga cada aerolínea para estos casos. En principio no debería existir problema para recuperar, al menos, el importe de las tasas.

Así pues, si todo sigue el guión habitual previsto, en unos días o semanas la situación se irá normalizando y Tailandia volverá a su pulso normal, recibiendo a millones de turistas que encuentran en el llamado “País de la sonrisa” un destino perfecto para sus jornadas de ocio y vacaciones.

En la próxima hablamos del Vaticano. Lo prometo 🙂

Anuncios