Etiquetas

, ,

Kinkaku-ji en Kioto

En la foto de nuestro Pic deLuxe de hoy podemos admirar el  maravilloso Pabellón de Oro (Kinkaku-ji,金閣寺 en escritura kanji nipona), situado en Kioto, la antigua y bellísima capital imperial del País del Sol Naciente.

Estuve en Japón en 2006 y la experiencia me dejó muy impresionado. Japón es modernidad y tradición. Cultura milenaria dándose la mano con lo más geek del mundo actual. Un país donde el respeto y veneración hacia los mayores es un dogma cargado de fe, casi tanto como seguir los dictados sintoístas y budistas mayoritarios en este país de vivos contrastes. Parajes naturales de gran belleza, cuidados y conservados con especial sensibilidad, compartiendo espacio con megalópolis ultramodernas, pero también con pequeños y encantadores pueblos perdidos entre montañas o anclados en la orilla del mar.

Un país de arquitectura futurista que convive armoniosamente con templos, palacios, santuarios y toda una iconografía relacionada con usos, ceremonias y costumbres de otros tiempos. Podéis estar frente a un novísimo edificio cargado de neones, en medio cualquier calle ruidosa de una gran ciudad japonesa, y en pocos minutos sentir el sosiego de una calle con pequeñas y tradicionales casitas de la misma ciudad, donde pareciera que un shōgun o un samurái os va a salir al encuentro de un momento a otro.

El Pabellón de Oro de Kioto, levantado en 1397 como villa de descanso del shōgun Ashikaga Yoshimitsu, resume la esencia budista y la filosofía zen de este país. Después de la muerte del shōgun se convirtió en templo zen de la secta Rinzai. Corría el año 1408 y desde esa lejana fecha el templo es un shariden, o lo que es lo mismo, un recinto donde se guardan reliquias de Buda.

Con permiso del monte Fuji, el Pabellón de Oro es el icono de Japón, el más admirado y el más fotografiado por estar, además, en el centro de un precioso y delicado jardín japonés, donde el estanque, también conocido como Kyōko-chi – “espejo del agua”- comparte protagonismo con el templo.

Las paredes exteriores de las dos primeras plantas están recubiertas por láminas de pan de oro, de ahí el nombre. Todo el bellísimo edificio, en precioso tono dorado, se refleja en las plácidas aguas del estanque. Islitas, pinos de estilo japonés, piedras armoniosamente colocadas, completan el conjunto declarado en 1994 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Por todo eso está hoy aquí, en este nuevo Pic deLuxe ambientado en Asia.

Nota: en 2014 se conmemora el cuatrocientos aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre España y Japón.

Foto Pabellón de Oro publicada en Wikipedia Commons.

Autor: Frank Gualtieri

In memoriam

Anuncios