Etiquetas

,

Fue durante mi primera visita al Monasterio de Yuste, la regia morada que el emperador Carlos I –sí, ese que también lo era de Alemania como Carlos V- había escogido para pasar sus últimos días, padeciendo una aguda gota y tras una vida de lo más azarosa que finalizaría entre los recios muros del monasterio un veintiuno de septiembre de 1558.

El Monasterio de Yuste se encuentra en el término municipal de Cuacos de Yuste, un pequeño y atractivo pueblo de la provincia española de Cáceres, en la Comunidad Autónoma de Extremadura. Aquel día conducía mi coche por la carretera autonómica EX-391, que comunica la población con el monasterio. Y de pronto lo vi. Detuve el vehículo y di marcha atrás hasta que me situé frente a él. Estaba delante de un muro sobre el que una placa rezaba: “Deutscher Soldatenfriedhof-Cuacos de Yuste-Cementerio Militar Alemán“.

En efecto, me encontraba delante de un cementerio, pero no uno cualquiera. Se trataba de un camposanto donde estaban enterrados los cuerpos de soldados quienes, además, no eran españoles. Eran alemanes.

OLYMPUS DIGITAL CAMERACartel de entrada al cementerio militar de Cuacos de Yuste, España

Tras cruzar una pequeña verja metálica, que siempre está abierta y sin vigilancia alguna, se entra en un lugar que sobrecoge al visitante. Aquí reposan 26 soldados de la Primera Guerra Mundial y 154 de la Segunda Gran Guerra. Todos alemanes.

Estos militares germanos pertenecieron a tripulaciones de aviones que fueron derribados sobre España, pero también de submarinos y otros navíos que fueron hundidos. Algunos de ellos murieron en hospitales españoles a causa de sus heridas. Las tumbas con sus cuerpos estaban repartidas por todo el país, unas donde el mar arrojó los cadáveres, otras donde cayeron sus aviones.

En los años ochenta del siglo pasado el Volksbund alemán los reunió aquí, en el término municipal de Cuacos de Yuste, y el camposanto fue inaugurado el 1 de junio de 1988 por y gracias a los buenos oficios del entonces embajador de la República Federal de Alemania en España –quien lo fue durante una década, entre 1982 y 1992- , el carismático pero también controvertido Guido Brunner.

OLYMPUS DIGITAL CAMERACementerio Miltar Alemán en Cuacos de Yuste

El Cementerio Militar Alemán de Cuacos de Yuste se encuentra en un paraje idílico y muy tranquilo, sobre una especie de terraza natural que domina la hermosa comarca cacereña de La Vera.

Si se visita el Monasterio de Yuste, cosa que recomiendo desde aquí por su evidente interés, recomiendo igualmente una parada en este singularísimo camposanto militar. Y más durante este 2014 que estamos conmemorando el centenario del inicio de la primera de las dos grandes contiendas que asolaron al mundo. Pensad que en este apacible lugar yacen los cuerpos de seres humanos, de soldados que participaron directamente en aquel horror y son testigos, ya mudos, de una trágica y convulsa experiencia que conmocionó a todo el planeta.

Nota: el texto de esta entrada está basado en la información que se facilita al visitante en una placa que se localiza tras la entrada de acceso y en la bajada al camposanto propiamente dicho.

Anuncios