Etiquetas

, ,

USA

Fue durante mi vuelo de regreso desde San Francisco hacia Madrid el pasado mes de julio. El avión, que pertenecía a una conocida compañía aérea estadounidense, había despegado del aeropuerto de Charlotte, en Carolina del Norte, tras una escala de varias horas.

Cuando llevábamos algo más de cuarenta y cinco minutos en el aire, el avión sobrevolaba algún punto del estado de Virginia, justo antes de enfilar el océano Atlántico con destino Europa. En ese momento el cielo empezó a cubrirse de llamativas y caprichosas nubes, como la que se ve en la foto. Durante un buen rato el espectáculo continuó para regocijo de los que íbamos ocupando un asiento de ventanilla. Lo que vino después fue una agradable travesía nocturna sobre el Atlántico, bajo la atenta mirada de una maravillosa luna llena…

Por cierto. Desde ayer sábado para volar hacia los Estados Unidos, la TSA -Agencia de Seguridad de Transporte estadounidense- exige que nuestros dispositivos electrónicos, como smartphones, tabletas y portátiles, sean examinados por rayos X, antes de embarcar, de manera diferenciada del resto de nuestro equipaje y uno a uno. Esta nueva medida se añade a la que ya estaba en marcha desde finales del mes de julio y que obliga a llevar cargadas las baterías de todos estos dispositivos antes del embarque.

El tema es serio porque si nos piden en la zona de embarque que encendamos cualquier dispositivo y éste no lo hace por falta de batería, sencillamente tendremos que dejarlo allí y NO podremos embarcarlo con nosotros. Así pues no queda otra que madrugar más todavía para ir al aeropuerto y llegar con antelación suficiente si queremos tomar un vuelo hacia Estados Unidos.

Otra vuelta de tuerca en la seguridad aérea…

Anuncios