Etiquetas

, ,

No hay evidencias de ello, desde luego. Aunque nunca se sabe… El parecido entre las pirámides que siembran Centroamérica, por ejemplo, y las que los faraones ordenaron levantar en tierras de Egipto, guardan asombroso parecido en muchos casos.

Pero no vamos a hablar hoy de posibles conjeturas, más propias de cualquier programa radiofónico de sábado noche dedicado al misterio. El título de esta entrada no es más que un pequeño pretexto para dar pie a su contenido. Todo este preámbulo viene a cuento porque con seguridad el edificio más llamativo e icónico de San Francisco, en los Estados Unidos, es precisamente… una pirámide. La “Pirámide Transamérica”. Vamos a conocerla.

piramide sfco1La Pirámide Transamérica vista desde Telegraph Hill

Se ve desde muchos puntos de la ciudad y ello a pesar de su complicada orografía. Doscientos sesenta metros de altura y cuarenta y ocho pisos tienen la culpa de tanta visibilidad. Desde 1972 es como el faro guía para los viajeros que buscan constantemente un punto de referencia con el que orientarse en la ciudad californiana cuando se aventuran en la apasionante tarea de conocerla. Está enclavada en el norte del importante distrito financiero, situado a su vez en el nordeste de San Francisco y al que se accede con facilidad en transporte público.

Básicamente es un edificio en forma de estilizada pirámide de cuatro lados, recubierta de cuarzo triturado, pero a la que le salen dos llamativas “protuberancias” en la parte próxima a la cima, una especie de alas que no están ahí gratuitamente. La forma piramidal de este edificio supuso importantes retos en su diseño que no se darían en una construcción más, digamos, convencional.

Con estas dos alas se gana espacio interior en la zona alta del edificio y cumplen además funciones adicionales muy importantes. Una de las alas, la situada en el lado este, sirve para alojar los ascensores que dan servicio y permiten acceder hasta la parte superior del edificio. El ala situada en el lado oeste, por su parte, se construyó para albergar una torre de salida de humos, un elemento de seguridad imprescindible en cualquier estructura habitable, y no digamos si ésta es de las dimensiones de un rascacielos.

piramide sfco2Desde Columbus Ave.

Una de las partes más llamativas de la Pirámide Transamérica es su singular cima, recubierta con paneles de aluminio y balizas de señalización rojas. La cima se corona con un faro brillante conocido como “La Joya de la Corona”, que se ilumina en fechas muy especiales como el 4 de julio -día de la independencia en el calendario de Estados Unidos-, cada 11 de septiembre en homenaje a las víctimas de los atentados en las Torres Gemelas neoyorquinas, y durante la Navidad.

A quienes seáis amantes de las alturas y otear horizonte hasta donde alcance la vista siento deciros que el edificio no dispone de una plataforma pública de observación. Había una en la planta 27, pero fue clausurada tras los atentados del once de septiembre en Nueva York.

piramide sfco3  Anochece sobre nuestra Pirámide

Es difícil especular sobre lo que opinarían los antiguos faraones egipcios si hoy pudieran contemplar una construcción como la Pirámide Transamérica. De lo que no hay duda es que ellos dejaron a la posteridad enigmáticas y desafiantes criaturas arquitectónicas en medio del desierto. Pero no es menos cierto que el hombre actual también es capaz de dar rienda suelta a su creatividad para maravillar al mundo con espectaculares ejemplos de innovadora y bella arquitectura. Como la que hemos conocido hoy.

Localización: 600 Montgomery Street. San Francisco, California. USA

Anuncios