Etiquetas

, , ,

La Torre Eiffel es el monumento más reconocido y reconocible de París, la capital de Francia, recortando su horizonte como ningún otro. Este enorme mecano de hierro pudelado, ideado y construido por Gustave Eiffel para la Exposición Universal celebrada en París en 1889, primer aniversario de la Revolución Francesa, es visitado cada año por casi siete millones de personas que se acercan para admirarlo, explorarlo de arriba abajo y, cómo no, inmortalizarlo repetidamente con sus cámaras. Y aquí es donde comienzan los problemas. Al menos en la teoría. Otra cosa es la realidad, porque muchas veces esa realidad se vuelve tozuda y es muy difícil de controlar.

En los últimos días una parte de la prensa europea se ha hecho eco de un espinoso tema que afecta al célebre monumento parisino. Resulta que la famosa torre tiene derechos de imagen, sí, como lo leéis, y esos derechos afectan al periodo nocturno, entre el ocaso y la una de la madrugada, cuando se desarrolla el “Show de las luces”, un impresionante espectáculo visual que congrega cada noche a miles de visitantes que contemplan medio hipnóticos la innovadora iluminación artificial que brota de la obra maestra de Gustave Eiffel.

La legislación de la Unión Europea prohíbe hacer fotos de “obras de arte” que sean iluminadas para su realce, acción penada incluso con multas. La Torre Eiffel, como otros muchos monumentos en Europa, tiene consideración de artístico, y por tanto detenta copyright durante la noche.

Esto significa que en principio no se podrían publicar o compartir fotos nocturnas de este icono parisino sin pedir permiso antes a la Société d’Exploitation de la Tour Eiffel, SETE por sus siglas en francés, la empresa que posee los derechos de explotación de la torre, entre ellos los de imagen. No hacerlo podría suponer una violación de la propiedad intelectual de la iluminación nocturna, obra por cierto del ingeniero eléctrico galo Pierre Bideau.

Dicho así suena fuerte, pero el siempre polémico tema de los derechos de autor es muy serio porque afecta a la lógica y justa protección de creaciones artísticas personales.

torre eiffel

La noticia dada a conocer por la prensa sobre la prohibición de tomar fotos nocturnas a tan afamado monumento ha levantado una buena polvareda en redes sociales. Tanto que finalmente la SETE ha tenido que salir al paso para señalar que aunque esos derechos existen, no hay problema si nuestras fotos personales se publican o comparten en cuentas personales.

Sólo se aplica el derecho de autor por la iluminación, y por tanto se podría actuar penalmente, si las fotos nocturnas de la torre se usan con fines comerciales. Además, añade, resultaría imposible controlar a tanta gente que de manera continua está fotografiando tan simbólico monumento. No obstante desde la misma SETE nos recuerdan que no estaría de más, si compartimos nuestras fotos en redes sociales, mencionar al bueno de Pierre Bideau, quien en 1985 creó un maravilloso espectáculo nocturno a base de luces doradas que brotan desde el interior de la torre.

A esta llamativa iluminación anaranjada se unieron, en la Nochevieja de 1999 para dar la bienvenida al nuevo milenio, el faro con sus dos potentes haces de luz y los destellos que saltan desde la estructura metálica de la criatura de Eiffel. Y esa autoría merece un pequeño reconocimiento.

Ni que decir tiene que si nos acercarnos al emblemático monumento durante el día, no existirá problema alguno para fotografiarlo desde todos los ángulos posibles y tantas veces como queramos. Eiffel lo dejó claro. Los derechos de su obra más famosa son libres. Pero si os acercáis por la noche, antes de sacar vuestras cámaras para inmortalizar a la “Dama de Hierro” parisina, aseguraos de que no haya algún gendarme en los alrededores. Por si acaso…

Foto vía Pixabay

Anuncios