Etiquetas

, ,

Es el centro neurálgico de un mastodonte casi ingobernable conocido como Unión Europea. También es la capital de ese jeroglífico político institucional que se llama Bélgica. Como ya habréis adivinado, estamos hablando de… Bruselas.

DSCN5793

A menudo identificamos esta ciudad con algo gris y desangelado, donde no para de llover y un ejército de estirados burócratas y eurofuncionarios de casi treinta países se mueven a diario por sus calles. Y en parte es cierto. Bélgica ocupa una posición geográfica en Europa que la hace muy vulnerable a la entrada continua de frentes húmedos atlánticos. La mayor parte del año estos frentes barren el pequeño país sin apenas descanso, por lo que hay que aprender a convivir con el paraguas si no queremos caer en una depresión.

Por otro lado es la ciudad que eligieron, en los años cincuenta del siglo pasado, los padres de la actual Unión Europea para ser la capital de lo que entonces llamaron Comunidad Económica Europea. El exclusivo club comenzó con media docena de exclusivos miembros. Hoy vamos camino de ser una treintena y el pequeño club inicial ha dado lugar a una tremenda maraña casi imposible de desentrañar. Y esto requiere mucha gente para mantener engrasada la maquinaria comunitaria, gente que no pasa desapercibida precisamente y que vive, duerme, come, respira y se desplaza por Bruselas de forma permanente durante todo el año.

Sin embargo, y pese a este cuadro algo desalentador, me niego a admitir que la capital de Bélgica sea un tostón y no merezca la pena desplazarse hasta ella para descubrir sus encantos que, seguro, los tiene.

Este próximo fin de semana, y parte de la semana que viene, me propongo descubrir lo que esconde la ciudad cuna de Hergé, el padre del intrépido Tintín. Si me acompañáis beberemos una cerveza excelente, comeremos sus célebres patatas fritas con mahonesa, probaremos un delicioso chocolate que derrite los sentidos, veremos los preparativos de su Navidad y hasta viviremos en directo una huelga general que los belgas van a padecer –y yo con ellos- el lunes día 15. ¿Os apuntáis? 🙂

Anuncios