Etiquetas

,

Un genuino encanto medieval invade las estrechas callecitas porticadas de su centro histórico, y además éste se asoma a las aguas de un espectacular lago que lleva su mismo nombre. Hoy hablamos de Annecy y su maravilloso lago, el “Lac d´Annecy”, en francés.

SAM_0004Lago de Annecy, Francia

Annecy es una preciosa ciudad del sureste de Francia, en la región Ródano-Alpes (Région Rhône-Alpes, en francés), en la zona prealpina y a escasos 40 kilómetros al sur de la ciudad suiza de Ginebra. Tanto la animada ciudad como todo el espectacular entorno del lago constituyen un centro vacacional de primer orden en Francia.

SAM_0062Practicando deporte a orillas del lago. Annecy al fondo

¿Qué hace tan especial a este lugar? Sin duda su laberíntico y mágico casco antiguo, con sus casitas de fachadas de variopinto colorido, sus idílicos puentecillos y sus evocadores canales, en especial el  Thiou, que recibe sus aguas del propio lago y alimenta de esta manera a los ríos próximos, como el Fier.

No es el único. El pequeño canal du Vassé desemboca en el lago y justo antes que las aguas de ambos se fundan como en un apasionado beso, un precioso puentecito sobrevuela el canal: Le Pont des Amours. La metáfora del ósculo está traida con toda la intencionalidad. Antaño el puente era punto de encuentro de meretrices y clientes. Hoy por fortuna ha perdido ese carácter un tanto sórdido y se ha convertido en obligado lugar de paso para parejas enamoradas, con tradición incluida. Si dos personas se besan en el centro del puente, permanecerán unidas para siempre…

Con este cuadro de puentes, canales, palacios y casitas asomándose a las orillas del lago no es de extrañar que a Annecy se la haya bautizado como la “Venecia de los Alpes”, o “Venecia de Saboya”; y es que el vínculo de la ciudad con la Casa Saboya a partir del siglo XV fue intenso y estrecho. Aún hoy es patente un cierto particularismo local heredado de ese pasado bajo la tutela de los Saboya.

SAM_0009Canal du Vassé

SAM_0019Pont des Amours

Pero hay más. El punto más coqueto y romántico de la ciudad lo encontraremos en el Palacio de l´Ile,  del siglo XII; uno de los monumentos más fotografiados de todo el país por su curiosa silueta en forma de navío y situado, precisamente, en una islita que emerge tímida de las aguas del Thiou a su paso por el centro de la villa. De antigua prisión y palacio de justicia, el tiempo ha querido dulcificar su papel para convertirse en el presente en sede del Museo de Historia de Annecy.

SAM_0025Canal de Thiou

annecy-franciaPalais d´Ile

Caminar con pausa por distinguidas calles, como la rue Royale, Carnot o Pâquier y cumplir así con el consabido ritual de las compras, o simplemente para dejarse ver, es un imprescindible en esta pequeña ciudad de Alta Saboya francesa. Por su parte, la rue de Sainte Claire, la calle de Santa Clara, con sus soportales porticados y fachadas repletas de ventanales protegidos por las típicas contraventanas de madera, es de obligado cumplimiento pateársela. Tiendas, restaurantes y heladerías brotan por doquier para gozo y alivio de los cientos de personas que a diario la recorren en animada procesión.

SAM_0078Rue Sainte Claire

Le Musée-Château, el museo-castillo, vigila desde su altiva atalaya el devenir diario de la pequeña Annecy. Antigua residencia de los condes de Ginebra, hoy engrosa la lista de museos de la ciudad y se vuelca en el arte contemporáneo, las bellas artes, la etnología de la región y la historia natural. También alberga la Oficina Regional de los lagos alpinos.

SAM_0047Musée-Château

Annecy es mucho por sí sola. Pero si añadimos el famoso lago al que da nombre entenderemos por qué este es uno de los rincones más idílicos y cautivadores de todo el país galo. El lago de Annecy tiene un origen glaciar y su partida de nacimiento hay que buscarla 18 mil años atrás. Rodeado de impresionantes macizos, antesala de los Alpes, sus profundas aguas pasan por ser las más puras y limpias de Francia.

SAM_0023Tomando un respiro a orillas del lago de Annecy

Lugar ideal para practicar deportes relacionados con el líquido elemento, además del baño, debido a que sus aguas siempre gozan de unas templadas temperaturas. El lago atrae de forma magnética a legiones de senderistas y amantes de la naturaleza cada año. Y muchos repiten.

El Campo de Marte y los Jardines de Europa son los lugares ideales para admirar y disfrutar del lago sin salir de la ciudad. Aunque siempre quedará la posibilidad de recorrerlo con la ayuda de la amplia oferta de “bateaux” que lo surcan a diario en todos sus puntos cardinales.

SAM_0098Bañándose en las cálidas aguas del lago Annecy

Un espacio natural único para perderse todo un fin de semana. Lo que precisamente está haciendo este bloguero en este calurosísimo inicio del mes de julio en buena parte de Europa.

Más INFO sobre paseos en barco por el lago en: annecy-croissieres.com

Anuncios