Etiquetas

,

Oficialmente sólo es una, pero yo, que soy quien tiene la última palabra en este blog, he decidido otorgar tan regia distinción a las dos: una como reina in pectore, y la otra como reina, al menos, consorte. ¿A qué me estoy refiriendo? Pues a dos encantadores municipios situados a orillas del Lago Maggiore en su parte italiana. Verbania es el primero, y se le conoce precisamente como “la reina del lago”. El segundo se encuentra justo enfrente, y se llama Stresa.

SAM_0567Lago Maggiore, Italia

El lago Maggiore se extiende entre Suiza e Italia, con forma alargada en dirección noreste-suroeste, algo más de sesenta kilómetros de longitud y unos diez de anchura, si bien la media es de unos cuatro kilómetros. Y atención, tiene una profundidad máxima de 370 metros, producto sin duda de su origen glaciar.

La parte italiana se la reparten a su vez entre dos regiones. La ribera oriental pertenece a Lombardía, y la occidental al Piamonte. Los piamonteses dicen, no sin cierto aire de sorna, que la orilla lombarda no merece mucho la pena de visitar. No voy a terciar en este asunto entre regiones para no ofender a nadie, pero lo cierto es que las dos “reinas” a las que me refería al principio están en suelo del Piamonte. Pura casualidad, ¿verdad? Eso pienso yo.

SAM_0440Ribera lombarda del lago Maggiore

Todo el lago se ve abrazado por una naturaleza desbordante, con bosques muy antiguos, altas cumbres alpinas, sobre todo en su mitad norte, y suaves ondulaciones a medida que descendemos hacia el extremo sur. Y luego están los pueblitos y pequeñas ciudades que se asoman a sus aguas.

Muchos de ellos aún conservan ese aire Belle Époque de otro tiempo, con lujosos hoteles, imponentes villas, espléndidos palacios y residencias veraniegas que la alta aristocracia y nobleza lombardas ya se hicieron construir a partir del siglo XVII. En especial desde el momento en que dos familias, los Borromeo y los Visconti, empezaron a frecuentar el lugar para pasar aquí las vacaciones de verano.

SAM_0467Aire de elegancia y distinción

Realmente pasear por sus calles es volver a aquellos tiempos de finales del XIX y principios del XX. Los aristócratas y nobles ya se dejan ver menos hoy en día, y la gente guapa habitual del papel couché local, además de viajeros y turistas, somos quienes hemos tomado de alguna manera, y con todo respeto, el testigo.

SAM_0515Verbania

En la encantadora Verbania son numerosas las villas y palacios que se conservan, siendo Villa Taranto y sus impresionantes jardines los que concentran el mayor interés. Eso sí, su visita no es gratuita. Tampoco se queda atrás Villa Giulia, dentro de un jardín que es público, y por tanto de libre acceso. En su fachada hacia el lago destacan la gran terraza semicircular en la parte superior, así como el conjunto de columnas. Hoy día se utiliza para eventos, muestras y conciertos.

Imprescindible igualmente una visita a la gran Basílica Collegiata di San Vittore, de fines del s. XIX, en la “frazione” de Intra -en Italia una fracción es una subdivisión territorial del municipio, o comune principal, en este caso Verbania-, y a la Chiesa Collegiata di San Leonardo, en Pallanza, otra frazione de Verbania, una preciosa iglesia del s.XVI inspirada en el modelo del Renacimiento Italiano.

SAM_0620Villa Giulia, Verbania-Pallanza

SAM_0521Basílica collegiata di San Vittore, Verbania-Intra

La elegancia y el refinamiento definen a la coqueta ciudad de Stresa, la capital más o menos oficial del lago Maggiore en su parte italiana, que es donde me encuentro. Sus lujosas villas y, sobre todo, el ostentoso “Grand Hotel des Iles Borromees”, un auténtico palacio barroco de la segunda mitad del XIX, con sus recoletos “giardini” y conjuntos escultóricos, como “Il Ninfeo dei Continenti” -con carrillón incluído-, también del siglo XIX, es lo más granado de esta villa volcada en, por y para el lago.

SAM_0740Grand Hotel des Iles Borromees, Stresa

La iglesia parroquial neoclásica de los santos Ambrosio y Teodulo mira hacia la Piazza Marconi –con su “Palazzo di Città”, el ayuntamiento- y al embarcadero. A la derecha de la iglesia nos espera la antigua Villa Ducal, hoy reconvertida en museo, biblioteca y librería.

SAM_0723Piazza Marconi con el Palazzo di Città. Stresa

SAM_0687Antigua Villa Ducal en Stresa

Todos ellos son un excelente punto de partida para un agradable paseo por la orilla del lago que nos conducirá, entre jardines, cafés y pequeñas calas donde la gente mitiga el calor veraniego con un chapuzón en sus aguas, hasta casi la entrada de Carciano, una fracción de Stresa, con una espectacular visión sobre el lago y sus pobladas orillas. Allí se puede descender hasta el embarcadero y admirar en todo su esplendor a las princesas del lago.

No es de extrañar. Si tenemos dos reinas, justo es que tengamos princesas. Y estas princesas son las afamadísimas “Isole Borromee”, Islas Borromeas, un conjunto de tres islas (y varios islotes) a las que se puede acceder naturalmente en barco desde Stresa o Verbania, y otros puntos del lago.

SAM_0414Islas Borromeas vistas desde Stresa

Isola Madre, isla Madre, es un vergel botánico a cielo abierto, con su jardín inglés que alberga especies exóticas y muy raras de flores, pero también pavos albinos o faisanes dorados. En la isla hay sitio también para un palacio del XVII.

SAM_0659Isola Madre

Isola dei Pescatori, isla de los Pescadores, se caracteriza por su tipismo. Es la única habitada de manera permanente y la única que ya no es propiedad de la familia Borromeo. La práctica totalidad de su extensión está ocupada por estrechas y empedradas callecitas, pintorescas casitas y una iglesia.

Hoy sus habitantes han ido dejando la artes de la pesca para dedicarse de lleno al mundo del turismo y la artesanía. Cada día desembarcan en la isla cientos de turistas ávidos de impregnarse de un ambiente único como el que ofrece la diminuta islita.

SAM_0672Isla de los Pescadores

Isola Bella, isla Bella, en honor a Isabella d´Adda, esposa del conde Carlos III Borromeo, quien ordenó levantar un fastuoso palacio barroco –el Palacio Borromeo- en la isla y crear un maravilloso jardín a la italiana sobre diez terrazas superpuestas. Nuestro conde quiso tener su Versalles particular en miniatura, y lo consiguió. Por supuesto se puede visitar todo el conjunto, previo pago de 15 euros (dato de 2015).

SAM_0487Isla Bella

Azules y brillantes aguas, con espectaculares atardeceres. Un paisaje inundado de una vegetación desbordante. Una variedad enorme de actividades para realizar aprovechando el medio acuático. Una gastronomía local que enamorará nuestro exigente paladar y el sentido del gusto. Unas gentes abiertas y amables con el visitante, producto de ese gen latino que llevan dentro…

SAM_0559Ocaso sobre el lago

Con todas estas premisas visitar a nuestras dos reinas y tres princesas, en medio de un maravilloso lago alpino, se convierte en casi una necesidad. ¿No os parece?

SAM_0432Todas las criaturas quieren disfrutar del lago Maggiore

A TENER EN CUENTA

Oficina de Turismo de Stresa: Piazza Marconi, en el mismo edificio del embarcadero.

Oficina de Turismo de Verbania: Corso Zanitello 6/8, justo al lado de los jardines de Villa Giulia.

Villa Taranto y sus jardines: la entrada cuesta 10 EUR y la temporada de visita se extiende desde el 19 de marzo hasta el 1 de noviembre. Horario de 8,30 a 18,30 horas. Datos de 2015.

Anuncios