Etiquetas

,

Fue al final de mi último periplo europeo que he ido narrando aquí en las anteriores entradas. Una parada técnica de seis horas antes de emprender el regreso hacia mi ciudad habitual de residencia que es Madrid, la capital de España. Estaba en la región del Piamonte, en el norte de Italia, y mi parada fue en su capital: Turín, Torino en italiano.

Turín

Turín

La verdad es que seis horas no dan para mucho, más allá de un par de deliciosos “cappuccini“, un sabroso “gelato” y un “döner kebab” en un restaurante turco cercano a la nueva y moderna estación de ferrocarril “Porta Susa“, donde había arribado procedente del lago Maggiore. Sin embargo, plano en mano, diseñé un recorrido express por lo más granado del centro histórico de la capital piamontesa para, al menos, llevarme una impresión sucinta de la ciudad.

Después de seis horas Turín me pareció una ciudad con mucha historia encerrada entre sus hermosas avenidas, largas calles con soportales y grandiosas plazas. Fue el auténtico escaparate de los Saboya desde que la regia familia se aposentara aquí a mediados del siglo XVI. Esa majestuosa y aristocrática impronta quedó plasmada en suntuosos palacios, reputados museos y elegantes plazas y avenidas. Turín alberga memorables ejemplos de lo mejor del barroco piamontés, pero como ciudad del siglo XXI que es, también acoge modernidad, dinamismo y mucha vitalidad.

Mole Antonelliana desde Piazza Castello

Mole Antonelliana desde Piazza Castello

Esas seis horas no me alcanzaron para bajar hasta el río Po, disfrutar de sus alamedas y parques o llegar hasta la misma base de la “Mole Antonelliana“, el auténtico símbolo de la ciudad. Pero después de pasear por alguna de sus calles aderezadas con soportales, visitado algún café histórico y contemplado la magnificencia del Palazzo Reale, la que fuera residencia de los Saboya hasta 1865, o el Palazzo Madama, antiguo castillo medieval construído a partir de unas antiguas puertas romanas, reestructurado en el XVIII con una imponente fachada y actual Museo de Arte Antiguo, verdaderamente creo que fueron seis horas bien aprovechadas.

Mi recorrido básico comenzó en la Piazza Statuto, testigo de violentos enfrentamientos en 1865 entre ejército y opositores a que Turín perdiera su condición de capital del país; continuó por la peatonal Via Garibaldi, probablemente una de las más transitadas, animadas y largas de Italia; desembocó en la impresionante Piazza Castello, el corazón de la ciudad, donde están el Palacio Real y el Madama. Justo detrás de la plaza se encuentra el Duomo di San Giovanni Battista, la catedral turinesa que acoge la venerada “Sindone“, la sábana santa. Volviendo a la plaza del Castillo, desde este punto mi paseo exploratorio continuó por la elegante Via Roma hasta llegar a la porticada Piazza San Carlo, la plaza que algunos consideran como el “gran salón” de Turín. Allí se pueden visitar las dos iglesias gemelas de San Carlo y Santa Cristina o hacerse la foto de rigor delante de la estatua ecuestre de Emanuele Filiberto, quien fuera duque de Saboya en el siglo XVI, conocida como “Caval ´d Brôns“, Caballo de Bronce, el icono de la ciudad.

Otro icono de Turín... y de Italia

Otro icono de Turín… y de Italia

No hubo tiempo para más. Una visita rápida que, como siempre en estos casos, deja la puerta abierta a futuras visitas que terminen de completar la primera. Os dejo con una pequeña galería fotográfica para acercaros esta elegante y vibrante ciudad italiana, llena de historia y belleza, y que por un breve periodo de tiempo hasta cargó con la responsabilidad y el honor de ser la primera capital de Italia.

Piazza Statuto

Piazza Statuto

Via Garibaldi

Via Garibaldi 

Piazza Castello. Al fondo, el Palazzo Reale. A la derecha, el Palazzo Madama

Piazza Castello. Al fondo, el Palazzo Reale. A la derecha, el Palazzo Madama 

Via Roma

Via Roma 

Piazza San Carlo. Al fondo, iglesias de San Carlo y Santa Cristina. En el centro, estatua de Emanuele Filiberto

Piazza San Carlo. Al fondo, iglesias de San Carlo y Santa Cristina. En el centro, estatua de Emanuele Filiberto

Más INFO en la web oficial de la ciudad

Anuncios