Etiquetas

, ,

Si un viajero quiere conocer a fondo la esencia de la ciudad de Chicago, tiene una opción muy interesante: recorrer lentamente la avenida Michigan. Después de State Street, esta avenida es la arteria más representativa de la metrópoli norteamericana. Arquitectura, cultura, arte… todo tiene su escaparate perfecto en esta avenida que, al igual que la calle State, discurre de norte a sur y en paralelo a la orilla del lago Michigan. Un auténtico museo de arquitectura moderna al aire libre.

Avenida Michigan, Chicago

Avenida Michigan, Chicago

Nuestro recorrido empieza a la altura del Congress Plaza Hotel, en el 520 South Michigan Ave., un recio edificio de fines del siglo XIX que ha dado alojamiento a presidentes de Estados Unidos, gente de la farándula teatral y cinematográfica, escritores… y también a este bloguero durante su estancia en la ciudad, en el verano de 2013. Convenciones políticas, entrevistas memorables o míticos programas de radio han tenido como escenario el interior de este inmenso hotel que en la actualidad cuenta con 831 habitaciones y 36 suites.

Congress Plaza Hotel

Congress Plaza Hotel

Justo enfrente del hotel tenemos el Grant Park, uno de los pulmones verdes de esta ciudad norteamericana. Hasta 1901 se le llamó Lake Park y a partir de ese año fue rebautizado como Grant Park en homenaje al 18º presidente de los Estados Unidos, Ulysses S. Grant. Volvemos a la historia para recordar el pavoroso incendio de 1871 que también se cebó con la avenida Michigan. Antes de ese fatídico hecho las aguas del lago llegaban hasta la misma avenida. Tras el incendio se retiraron todos los escombros y se depositaron más allá de la arteria, ganando así terreno al lago. Como consecuencia, la orilla del lago Michigan se retiró un cuarto de milla hacia el este y todo el terreno ganado a las aguas se convirtió en tierra firme, dando así origen al Grant Park.

Sección del Grant Park a orillas del lago Michigan

Sección del Grant Park a orillas del lago Michigan

Dentro de este recinto verde -con una extensión de 1,29 km2- tenemos algunos puntos de interés. Para empezar, la espectacular Buckingham Fountain. Desde este punto se pueden realizar magníficas fotos del distrito comercial y financiero de la ciudad, lo que aquí se conoce como “loop“. El Grant Park es un lugar siempre muy concurrido por los habitantes de Chicago, quienes lo utilizan para su esparcimiento y sobre todo para practicar deporte. Además el parque alberga una auténtica galería de esculturas a cielo abierto, a cada cual más vanguardista y llamativa.

Buckingham Fountain

Buckingham Fountain

Impactantes esculturas en Grant Park

Impactantes esculturas en Grant Park

Abandonamos momentáneamente Grant Park para volver a la avenida Michigan. Ascendiendo por ella alcanzaremos una de las joyas culturales de la ciudad del viento: el Art Institute of Chicago. El edificio acoge magníficos tesoros del arte impresionista y postimpresionista que llevan la firma de los inmortales Van Gogh, Monet o Picasso. El mismísimo Andy Warhol tiene igualmente un hueco sagrado entre los muros de este recinto. Su “Mao” es pasto implacable de objetivos de las cámaras de los cientos de turistas que cada día peregrinan por sus salas.

 

Art Institute of Chicago

Art Institute of Chicago    

Willoughby Tower

Willoughby Tower

Dejamos esta escuela de arte y museo. Apenas doscientos metros más arriba, en la esquina de nuestra avenida Michigan con la East Madison Street, nos toparemos con un rascacielos de bella factura que data de 1929: el Willoughby Tower. Justo delante del rascacielos tenemos la ampliación por el norte del Grant Park: el Millennium Park. Fue proyectado para celebrar la llegada del siglo XXI y en este sentido es todo un homenaje al nuevo milenio. Tiene una extensión de 93 mil metros cuadrados y su principal punto de atracción es el espectacular y futurista Jay Pritzker Pavillion, un pabellón demúsica al aire libre, obra del reputadísimo Frank Gehry.

Una de las actividades favoritas de los residentes de la ciudad es acudir durante los días de verano, al caer la tarde, a este recinto para disfrutar de buena música en buena compañía. Así en un revolucionario y cuidado escenario, cuya acústica es absolutamente maravillosa, se desarrolla el programa estival “Grant Park Music Festival in Millennium Park“. La gente no acude con las manos vacías. Todo el mundo va provisto de mesitas de camping, sillas, manteles, neveras portátiles, bebidas, viandas y todo cuanto ayude a compartir una amena velada. En este agradable y acogedor ambiente se cena, se charla animadamente y se asiste a excelentes conciertos de música clásica o jazz.

Jay Pritzker Pavillion

Jay Pritzker Pavillion

Casi al lado, a pocos metros, otra de las atracciones de este recinto verde: la Cloud Gate, conocida entre la población como “the bean”, la alubia, por su forma de vaina. Construida en acero inoxidable pulido, es un auténtico imán para las masas de turistas que cada día invaden Millennium Park. Sobre su superficie se reflejan todos los edificios circundantes y la gente, movida por la curiosidad del fenómeno, se acerca para autofotografiarse en esta especie de gota de mercurio gigante.

The bean, la alubia

The bean, la alubia

A pocos metros de la alubia tenemos otro de los grandes atractivos de este parque, todo un hito de modernidad arquitectónica. Hablamos de la Crown Fountain, una singularísima fuente ideada y proyectada por el barcelonés Jaume Plensa. Dos inmensas pantallas rectangulares -iluminadas con lámparas LED- proyectan continuamente imágenes de los rostros de residentes de la ciudad. De estas estructuras brotan unos chorros de agua que van a parar a un estanque muy poco profundo construido entre ambas pantallas de vidrio. Esta doble circunstancia, agua y poca profundidad, hace las delicias de los visitantes, especialmente niños, que aprovechan para jugar con el agua y refrescarse al mismo tiempo del intenso calor veraniego.

Crown Fountain

Crown Fountain

Dejamos Millennium Park y volvemos a nuestra arteria-guía, la avenida Michigan. Ascendemos unos metros hasta llegar a la esquina con East Randolph Street. Allí se encuentra otro de esos magníficos edificios históricos que pueblan la superficie de Chicago. No pasará desapercibido a nuestra curiosa mirada. Hablamos del Chicago Cultural Center, que data nada menos que de 1893 y hoy día es también la sede de la Chicago Public Library.

Chicago Public Library

Chicago Public Library

Continuamos dirección norte, acercándonos al río Chicago. Antes de llegar a este importante punto de la ciudad vale la pena fijarse en otro ejemplo de arquitectura magistral. Se trata de un bello edificio art-decó levantado en 1929. Nos referimos al Carbide & Carbon Building. Fue construido en granito negro y está rematado por una cúpula dorada que le confiere al conjunto un aspecto bastante elegante y estilizado. Este rascacielos está situado en la confluencia de la avenida Michigan con East Wacker Place y puede reconocerse desde bastante distancia por su característico cromado de la cúpula.

Carbide & Carbon Building

Carbide & Carbon Building

En la actualidad alberga el Hard Rock Hotel. Ya divisamos el puente que atraviesa el río Chicago. Nos vemos en el otro lado…

Anuncios