Etiquetas

, , ,

noria de viena

Si hay un icono representativo de la capital de Austria, éste lo encontraremos en el Prater, el mítico parque de atracciones de la ciudad, situado entre el río Danubio y el Donaukanal. ¿Lo habéis adivinado? Así es. Me estoy refiriendo a la noria de Viena, Wiener Riesenrad, en alemán.

Construida en 1897 para conmemorar el 50 aniversario del emperador Francisco José I, este artilugio mecánico ha sobrevivido al paso del tiempo como una de las norias más antiguas de Europa. No obstante, y por obra de la ferocidad con la que la segunda gran contienda mundial asoló el Viejo Continente entre 1939 y 1945, la célebre noria no pudo escapar a las trágicas consecuencias del estallido bélico. La treintena de cabinas que tenía cuando se inauguró quedaron reducidas justo a la mitad, las que tiene en la actualidad.

La noria del Prater eleva a sus nostálgicos pasajeros hasta los 61 metros de altura y se prestó para el rodaje de célebres películas. Entre ellas “El tercer hombre”, en 1949, rodada en blanco y negro íntegramente en la ciudad poco después del final de la Segunda Guerra Mundial, con un Orson Wells impecable y a las órdenes de Carol Reed.

Esto sólo es el aperitivo de una serie de entradas que próximamente nos acercarán la elegancia y belleza de una de las ciudades más cautivadoras de Europa: Viena.

Accesos a la Wiener Riesenrad: línea metro U2, estación Praterstern

Anuncios