Etiquetas

, ,

La contaminación es brutal estos días, apenas hay papeleras en las calles, el alfabeto coreano –hangul- supone todo un quebradero de cabeza para nosotros los europeos (aunque por fortuna también hay mucho letrero en alfabeto latino, lo que facilita las cosas), el metro intimida en un primer momento… pero qué puedo decir. Estoy en Seúl amig@s, la impactante capital de este pequeño país situado en el extremo oriental del continente asiático: Corea del Sur.

Seúl서울 en hangul– es una metrópolis que acoge a más de diez millones de almas, sin contar los miles de viajeros y turistas que aterrizan en ella cada día, y que guarda unos contrastes que sólo es posible ver aquí, en Asia.

Hasta cinco palacios reales se hicieron construir entre los siglos XIV y XX los Joseon, una suerte de Habsburgo a la coreana; tenemos maravillosos templos budistas y confucianistas, restos de muralla e impresionantes puertas de acceso que en su día rodearon y protegieron una ciudad que por más de seis siglos ha sido la capital de un reino, más tarde un imperio y ahora una república… La tradición más absoluta codeándose con la modernidad más rabiosa y rompedora aquí, en este extremo del mundo.

DSCN0019Puerta Namdaemun o Sungnyemun, también conocida como Puerta Sur

DSCN0045Pabellón Gyeonghoeru, dentro del complejo palaciego de Gyeongbokgung

DSCN0079Entrada al templo budista de Jogyesa

DSCN0024Acero, cristal y plasma

DSCN0179Torre Jongno

DSCN0172Ayuntamiento de Seúl

DSCN0139Tiendas en el distrito comercial de Myeong-dong

DSCN0146Mercado tradicional de Namdaemun

Llevo pocas horas en Seúl y estoy tomando el pulso a la ciudad. Un pequeño y, al tiempo, gran desafío. Cae la noche. Mañana será otro día aquí, en este exótico y futurista rincón de Asia 🙂

Anuncios