Etiquetas

, ,

Cuando llegamos a Corea del Sur lo normal es hacerlo en avión. Nuestra puerta de acceso al país será entonces el Aeropuerto Internacional Incheon, situado a unos cincuenta kilómetros al oeste de la capital, Seúl.

INCHEON AIRPORTAeropuerto Internacional Incheon, Corea del Sur

Lo que viene a continuación es el ritual de las formalidades de entrada al país, lo normal cada vez que arribamos a uno, pero que en el caso de Corea del Sur no dejará indiferente a nadie. La culpa la tiene el Síndrome Respiratorio de Oriente Próximo, MERS por sus siglas en inglés, una enfermedad respiratoria vírica provocada por un coronavirus detectado por primera vez en Arabia Saudí en 2012.

Este nuevo coronavirus ha viajado por medio mundo y en Corea del Sur ha provocado un auténtico quebradero de cabeza a sus autoridades sanitarias desde que el 20 de mayo pasado se detectara el primer caso de contagio en este pequeño país asiático. A partir de ese momento el cuadro se complicó de manera drástica: miles de personas en cuarentena, varios cientos de colegios cerrados por precaución, hospitales clausurados con personal y pacientes sin poder salir ni entrar… Y lo que es peor, una treintena de personas fallecidas víctimas de este síndrome respiratorio.

A pesar de las llamadas a la calma hechas durante la pasada primavera por parte de quienes mandan en el país, la economía surcoreana se vio seriamente dañada, el consumo interno palideció y el turismo descendió dramáticamente.

MERS-corea del surAvisos a la población en lugares públicos para prevenir el MERS

Hoy, cuando ya estamos metidos de lleno en el otoño, la situación está controlada y en calma. Doy fe de ello por mi reciente estancia en Seúl, donde este brote vírico se mostró con más virulencia que en ninguna otra parte del país antes del verano. Las mascarillas que tanto se vieron en las calles durante los meses de mayo y junio, cada se ven menos y se pide a la población que vigile su higiene personal, sobre todo en baños públicos, lavándose correctamente las manos y protegiéndolas después con un gel especial para evitar contagios indeseables. El turismo, por su parte, está regresando de nuevo y el día a día en el país asiático es de absoluta normalidad y tranquilidad.

Sin embargo, y a pesar de este cierto relajo, cuando aterrizamos en Incheon pareciera que nos disponemos a entrar en un país en alerta y prácticamente en cuarentena. Nada más bajar del avión hay que rellenar un papel amarillo que proporciona el Ministerio de Salud y Bienestar, el “Health Questionnaire“, donde tenemos que responder a una serie de preguntas relacionadas con posibles síntomas o dolencias respiratorias, de garganta, tos, mucosidad, fiebre… que padezcamos o hayamos padecido en las dos semanas previas a nuestro desembarco en el país.

La cuestión no está exenta de su seriedad porque falsear las respuestas está penado con un año de prisión o una multa de hasta ocho mil euros al cambio actual. Este formulario se entrega en mano a unos funcionarios quienes, ataviados con sus mascarillas y guantes, nos examinarán con un aparatito similar a un bolígrafo en oídos, boca, frente… Una vez pasado este primer filtro avanzamos por un largo pasillo al final del cual nos espera un sensor de temperatura corporal. Si hubiera fallado el primer filtro, caeríamos en este segundo y acto seguido nos ingresarían en cuarentena.

customs-south koreaDocumentos a rellenar antes de entrar en Corea del Sur

Hemos pasado con éxito esta suerte de reconocimiento médico exprés y lo que viene después ya es más habitual para los viajeros. Toca rellenar la “Arrival Card” y entregarla en el control de inmigración donde nos pedirán además nuestro pasaporte en vigor y visado (éste último según nacionalidades; España está exenta), y tomarán las huellas dactilares y foto digitalizada de nuestro rostro. La maquinita que nos ficha nos habla al mismo tiempo en nuestro idioma. ¡Todo un detalle!

Pasado el control policial ya sólo queda rellenar y entregar el “Traveler Declaration Form“, el formulario de aduana -disponible allí mismo en diferentes idiomas- donde marcaremos “NO”, si procede, en todas las casillas. A continuación ya estamos listos para salir del aeropuerto y empezar felizmente, por fin, nuestro viaje 🙂

Anuncios