Etiquetas

, ,

Para este bloguero es el auténtico icono de la ciudad de Chicago, la popular y populosa urbe situada en el medio oeste estadounidense. El “John Hancock Centeres uno de los edificios más llamativos y bellos de la ciudad del viento, y por extensión de todo Estados Unidos. Visitarlo casi es un precepto de obligado cumplimiento si se viaja a Chicago. En esta entrada vamos a conocer el John Hancock y descubrir algún pequeño truco para que su visita nos deje una impresión imborrable.

DSCN2693   John Hancock Center, Chicago

Este icónico rascacielos fue abierto en 1970. Tiene un centenar de pisos y una altura de 344 metros. Debe su nombre a John Hancock, presidente del Segundo Congreso Continental. En virtud de su cargo tuvo el honor de estampar su firma en la Declaración de Independencia del país en 1776.

La estructura exterior del edificio es a base de tubos de acero entrecruzados. No es sólo un elemento decorativo. Su otra función es la de economizar acero y ganar espacio en el interior de la torre, además de resistir el embite de vientos de hasta casi doscientos kilómetros por hora. Las características “X” de la fachada y su forma de obelisco trapezoidal coronado por dos enormes antenas le confieren un aire distintivo, muy original, que lo hace reconocible desde cualquier punto de la ciudad.

DSCN2531Nuestro protagonista al fondo de la imagen, “rozando” el lago Michigan

Su gran altura permite otear desde arriba una amplísima superficie alrededor de la torre. En días despejados, como ocurre desde otros rascacielos de la ciudad, se puede llegar a visualizar territorio de cuatro estados. Para disfrutar de la panorámica sobre Chicago, su Milla Magnífica y el lago Michigan hay que ascender hasta el piso 94, a 304 metros sobre el suelo, donde se encuentra el John Hancock Observatory, conocido como “360 CHICAGO“. El observatorio no es gratuito, pero es una opción interesante al tratarse de una atracción en sí, pensada para los turistas. Sin embargo no es la única. Hay un truco alternativo si queremos ahorrarnos este “peaje”.

DSCN2717  Interior del John Hancock

DSCN2718  Ascensor hacia los pisos 94, 95 y 96

La idea es rodear el edificio desde la avenida Michigan -donde está la entrada principal- y acceder a su interior por la Chestnut Street. Desde aquí los ascensores nos llevarán directamente hasta los pisos 94, 95 y 96.

DSCN2737Entrada por Chestnut St.

En el piso 94 está el observatorio, así que vamos a evitarlo. Podemos entonces acceder a los pisos 95 ó 96, donde se encuentran dos restaurantes, lugares públicos y, por tanto, de libre acceso y gratuitos. En el 95 está el “The Signature Room on the 95th Floor” y en el 96 tenemos el “Signature Lounge”. Ambos restaurantes ofrecen unas fantásticas vistas.

Mi consejo es ir directamente al Signature Lounge. Es algo más económico que el otro si deseáis consumir algo –no es obligatorio- y la panorámica es impresionante. El único inconveniente es la espera del ascensor situado en el vestibulo de la planta baja. Como es imaginable, las colas son siempre interminables y hay que armarse de un poco de paciencia. Por lo demás la recompensa merecerá la pena.

DSCN2729Signature Lounge

DSCN2724   “Lunch” con vistas

Consejo dirigido a las féminas: desde el baño de las chicas del restaurante Signature Room -piso 95- las vistas, según declaran ellas, son espectaculares. Ocasionalmente a nosotros, los chicos, se nos permite entrar brevemente y disfrutar de las vistas… de la ciudad. Malpensados 🙂

DSCN2735Panorámica sobre Chicago desde el piso 96 del John Hancock Center

A TENER EN CUENTA SI QUEREMOS VISITAR 360 CHICAGO:

Situación: Acceso por el 875 North Michigan Avenue
Horario de admisión: de 9 a 23 horas, todos los días del año. Última entrada a las 22.30 horas
Precio de acceso: 18 dólares para adultos, 12 dólares para niños de 3 a 11 años. Menores de tres años, gratis. (Datos de 2015)

Anuncios