Etiquetas

, ,

Lo normal es contemplarlos en su habitat natural, es decir, rocas, acantilados con profusión de entradas cavernosas y playas con cantos rodados. Sin embargo a estos mamíferos pinnipedos de la familia de los otáridos también se les puede ver en muelles y bollas de navegación. Son los conocidos como “leones marinos de California“, que viven en el litoral marítimo del Pacífico norte, entre Canadá y la península de Baja California, en México. Y no solo viven en espacios abiertos, libres de presencia humana.

Los enormes machos y sus menudas hembras forman harenes y aunque bastante territoriales, también son muy sociables y por ello no es extraño que se lleguen a instalar cerca de los seres humanos, incluso en un entorno tan poco lógico a priori como podría ser una ciudad, una gran ciudad como, por ejemplo, San Francisco, en la costa oeste de los Estados Unidos.

IMG_185Hacia el Muelle 39 en San Francisco

Uno de los atractivos de la icónica metrópoli estadounidense es el llamado “Pier 39“, el Muelle 39, el considerado por muchos como el Disneyland de San Francisco. El popularísimo muelle, abierto al público en 1978, se encuentra en el extremo norte del distrito Fisherman´s Wharf, con unas fantásticas vistas sobre la espectacular Bahía de San Francisco, el maravilloso puente Golden Gate y la celebérrima isla de Alcatraz.

DSCN4425Fisherman´s Wharf

Este particular Disneyland sanfrasciscano hace honor a su sobrenombre. Restaurantes donde saborear la célebre sopa local de almejas –Clam Chowder– acompañada de exquisito pan casero; puestos callejeros donde preparan los populares cócteles de cangrejo y pescado fresco, más de un centenar de tiendas donde adquirir desde productos artesanales hasta artículos de segunda mano; espectáculos al aire libre con artistas y comediantes que hacen las delicias de niños -y no tan niños- con sus trucos de magia, malabarismos, actuaciones y performance musicales… Esta es su carta de presentación.

DSCN4405Entrada al famoso “Pier 39” en la bahía de San Francisco

Y por si fuera poco, un espectáculo más. El protagonizado por nuestros amigos de largas aletas delanteras, simpáticos bigotes e histéricos pero graciosos gruñidos. Los leones marinos con los que abríamos esta entrada llegaron al Pier 39 en el año 1990, poco después del tremendo terremoto que en octubre de 1989 sacudía el norte de California, con especial incidencia en el área de la bahía de San Francisco.

Los leones marinos llegaron al muelle y se quedaron. Nadie sabe muy bien el motivo -ni siquiera los expertos se ponen de acuerdo- por el que las manadas que arribaron tras el desastre telúrico decidieron echar raíces aquí, en este entorno urbano, a pocos metros de las hordas de visitantes que a diario invaden toda la zona de Fisherman´s Wharf, y más concretamente el Muelle 39. Pero lo hicieron y ahora son una atracción en sí misma. Tanto o más que el propio Golden Gate, o el cinematográfico penal de la isla de Alcatraz, visibles ambos desde el popular muelle.

DSCN4413Leones marinos viviendo en el Muelle 39DSCN4414

ACCESOS AL PIER 39: subiendo a los históricos tranvías de la línea F Market & Wharves o en los entrañables e intemporales Cable Cars de la línea Powel-Hyde.

DSCN4410    Alcatraz desde el Muelle 39

ACCESOS A LA ISLA DE ALCATRAZ: embarcando en los ferries de “Alcatraz Cruises” que parten del muelle 43. Reserva anticipada.

Anuncios