Etiquetas

,

DSCN1710

En la antigua Grecia eran ágoras, las antecesoras de las actuales plazas públicas de nuestros pueblos y ciudades en este siglo XXI. Al ser abiertas y encajadas en el tejido urbano, las plazas pueden tener distinta forma y tamaño. Madrid, la capital de España y ciudad que da cobijo a más de tres millones de almas, atesora un buen número de ellas. Cada cual con su estilo, ambiente y carácter.

En la entrada de hoy vamos a conocer una de las plazas más singulares y sorprendentes de Madrid. Sí, porque hoy os presento la plaza más pequeña, casi diminuta, de la capital de España: la plazuela de San Javier.

DSCN1716

Estamos en el Madrid más castizo, auténtico, ese Madrid de los Austrias, con sus laberínticas e intrincadas calles, acogedoras placitas, desgastadas escalinatas, sombríos arcos… que se superpone a ese otro Madrid medieval e incluso árabe. Aquí, a pocos minutos de la recia y herreriana Plaza Mayor, esa en la que es posible tomar un “relaxing cup of café con leche”, que popularizara la anterior alcaldesa de la ciudad, nos espera la escondida plazuela de San Javier; un plácido y humilde espacio, a pesar de lo cual sirvió de inspiración para la sonada zarzuela “Luisa Fernanda”, estrenada en el Teatro Calderón de Madrid durante la Segunda República española, en 1932. Pero su importancia va más allá porque este recóndito -para muchos- lugar nos regala algún edificio de probada reputación e historias a medio camino entre la realidad y la leyenda.

DSCN1712Plazuela de San Javier

El nombre de tan menuda plaza procede de una antigua imagen de San Francisco Javier, el santo y patrón de Navarra, imagen que anidaba en la fachada de un edificio que pertenecía al Colegio Imperial de la Orden de Jesús, y que hoy nos sorprende por su mimado aspecto y una soberbia puerta arropada por un magnífico dintel en piedra. A su izquierda otro cuidado edificio, éste un palacete del siglo XVI, reformado en el XVIII, llamativo y bello por su intenso color rojizo y un escudo nobiliario incrustado en plena fachada. Todo hace presagiar su antigua pertenencia a alguna familia de acomodada posición.

DSCN1721Señorial palacete del siglo XVI y su hermoso escudo en la fachada

Se dice que en la placita había un mesón que frecuentaba el mismísmo bandolero Luís Candelas, nacido un poco más abajo, en pleno barrio de Lavapiés. Debía gustarle tan angosto y ceñido lugar porque además el susodicho también rondaba a una dama que parece ser vivía en el número 3 de la plaza, y para asegurarse de que no le molestaran durante sus furtivos encuentros amorosos, ordenaba a sus compinches que vigilaran y controlaran los accesos a la recogida placita.

DSCN1718

La plazuela de San Javier es un recinto muy pequeño, donde reina la calma a pesar de que se intuye el bullicio de algunas calles a tiro de piedra, como la de Segovia; o la Plaza de la Villla, la que otrora fuese el corazón de los Austrias en Madrid y hasta hace unos años lugar donde se aposentaba el ayuntamiento capitalino.

La de San Javier, la coqueta placita, es un lugar de paso, con ausencia casi total de turistas. Solo vecinos y algún curioso, como este bloguero, se dejan caer por tan placentero y sosegado rincón de la ciudad…

Foto de cabecera del post: Plaza Mayor de Madrid

Anuncios