Etiquetas

, , ,

frankfurt-römerberg

Normalmente cuando escuchamos o leemos su nombre lo asociamos de manera casi inmediata a una urbe moderna, altos edificios de acero y cristal, dinero moviéndose y cambiando de manos, de poderosas y ricas manos, y con un vecino muy internacional: el Banco Central Europeo, el mismo que dicta y determina la política monetaria de la Unión Europea. En definitiva una ciudad un tanto anodina y aburrida.

Es posible que no falte algo de razón en este retrato algo urgente, pero Frankfurt, donde hoy nos detenemos para este Pic deLuxe, puede sorprendernos, y mucho, en cuanto nos perdamos entre sus calles y plazas. Esta ciudad del centro de Alemania soporta una dilatada historia que se remonta hasta el siglo XII y a día de hoy todavía puede ofrecernos bellos rincones con sabor medieval conviviendo con vanguardistas edificaciones levantadas, casi al lado, en las últimas décadas.

Uno de esos rincones que siempre rezuman lustre e historia, vinculado a su vez al sempiterno carácter comercial de la ciudad, es la preciosa plaza Römerberg, en el corazón de lo que llamaríamos la ciudad vieja de Frankfurt. Aquí se encuentra el Rathaus Römer, que data de principios del siglo XV, testigo de la coronación de numerosos emperadores germanos y actual ayuntamiento.

En Römerberg podemos deleitarnos, además, con sus famosas Fachwerkhäuser, las vistosas casas en madera que hubieron de ser restauradas tras el desolador y trágico panorama que dejó la Segunda Guerra Mundial en la ciudad. Y en la recta final de cada año la plaza acoge su célebre Mercado de Navidad. Con solera pues viene montándose aquí desde el siglo XIV.

Hoy nos hemos detenido brevemente en Frankfurt, la capital económica y financiera de esa locomotora llamada Alemania. Una vez la ciudad pudo llegar a ser también la capital política de la recién creada República Federal de posguerra, pero Adenauer, el padre de la actual Alemania, impuso su voluntad y el honor de la nueva capitalidad recayó sobre Bonn. Pero esa es otra historia.

Anuncios