Etiquetas

, , ,

Extremo nororiental de Italia, justo en la frontera con su vecina Eslovenia. Aquí, sobre la raya fronteriza entre ambos países, se encuentra uno de los destinos más curiosos de Europa: la ciudad de Gorizia, con dos versiones: una italiana, otra eslovena. El pasado de Gorizia es convulso, tenso, espinoso. Por ello vamos a sumergirnos en un lugar que si bien no es muy conocido para el común de los viajeros, sí encierra una interesante historia, muy vinculada a la finiquitada, por fortuna, Guerra Fría. Aunque todavía quedan vestigios. Algunos curiosos…

mapa-fvgfvg-provincia-gorizia

Nos situamos en el tiempo (solo para adictos a la historia)

A lo largo de su agitado devenir histórico Gorizia fue pasando, sucesivamente, por manos bávaras, austrohúngaras, venecianas, napoleónicas y finalmente, tras la Primera Guerra Mundial, quedó bajo control del Reino de Italia. El advenimiento del fascismo de Mussolini, en la década de los años 20 del siglo pasado, acabó con la buena convivencia que existía entre la pequeña comunidad eslovena de la ciudad y la población italiana al prohibirse el uso del idioma nativo de los eslovenos. Las políticas de desnacionalización e italianización llevadas a cabo en la etapa fascista provocaron una represión muy dura sobre la minoría eslovena y la convivencia se agrió entre ambas comunidades. Comienzan los problemas…

Aunque las consecuencias de aquella primera contienda mundial sobre el terreno fueron trágicas, y visibles aún hoy día en los alrededores de la ciudad, sería el gran conflicto armado de 1939 a 1945 el que traería el drama total a la zona. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, y tras un breve periodo de ocupación nazi entre 1943 y 1945 –que significó una anexión de facto al III Reich-, los partisanos yugoslavos comandados por el mariscal Josip Broz Tito entran en la ciudad y se apoderan de ella.

La ocupación se mantendrá con represiones, deportaciones y una fuerte contestación opositora por parte de la población italiana hasta que las potencias aliadas vencedoras toman el control en 1947. La firma del “Tratado de París” de ese año marcará el nuevo “statu quo” de Gorizia y su provincia homónima.

dscn1188Antiguo paso fronterizo en Via San Gabriele, Gorizia. Italia

Este tratado de paz impuso -con el empeño de los Estados Unidos– las nuevas fronteras entre la recién creada república italiana de posguerra y la naciente Yugoslavia liderada por Tito. La raya fronteriza se asentó a partir de ese momento siguiendo la línea del ferrocarril, cediendo a Yugoslavia cuatro quintas partes de la vieja provincia, mientras que el resto pasaría a manos italianas.

Sobre el terreno esto significó que todo el centro histórico de la antigua Gorizia situado al oeste de la llamada “línea ferroviaria transalpina”, que unía České Budějovice –actual República Checa- con Trieste -actual Italia-, ambas dentro del antiguo Imperio austrohúngaro, quedaba en manos italianas y el resto, incluyendo la mítica estación Transalpina de 1906, pasaba a manos yugoslavas.

La línea divisoria dibujada caprichosamente en 1947 partió así por la mitad a la abnegada Piazza Transalpina donde se encontraba la vieja estación de ferrocarril. De un lado, al este, la estación yugoslava. Del otro, al oeste, la Gorizia italiana. En la actual Plaza Transalpina permanece de hecho, y como como testigo mudo de la historia, el mojón fronterizo en mármol blanco, núm 57/15, que señalaba, y señala todavía hoy, la línea de demarcación entre Italia y Eslovenia, heredera ésta última de la antigua Yugoslavia.

dscn1190Estación Transalpina y mojón fronterizo 57/15

Las crispadas relaciones entre el este y el oeste surgidas tras la Segunda Guerra Mundial se materializaron en algunos escenarios que todos tenemos en la mente, como el famoso Muro de Berlín en la otrora capital del III Reich. Pero aquí, en Gorizia, el panorama no fue más alentador. Más bien al contrario. La línea del llamado Telón de Acero que atravesaba y partía en dos a la vieja Europa, encontraba en esta pequeña ciudad su especial punto caliente. Torres de vigilancia y una verja coronada con alambre de espino separaba traumáticamente familias, vecinos y comunidades, en especial a eslovenos de ambos lados. Era la guerra fría en estado puro.

Con este panorama de división total los yugoslavos se vieron obligados, tras el reparto de 1947, a levantar una nueva ciudad al otro lado de la recién creada frontera debido a que en ese reparto a ellos les había tocado en suerte, además de la estación, unas pocas calles y algunos edificios que sapilcaban la periferia noreste de Gorizia.

De esta forma durante los años 40 y 50 surgió Nova Gorica“, en esloveno, “Nuova Gorizia“, en italiano; una ciudad casi fantasma al principio. Por ello, y para favorecer su repoblación, Tito puso en marcha un enérgico proceso de colonización” del territorio ganado a los italianos trayendo nuevos residentes de otras zonas próximas de Yugoslavia, más una décima parte de los eslovenos que estaban en suelo italiano.

dscn1348Antiguo paso fronterizo en Erjavceva ulica, Nova Gorica. Eslovenia

Durante la década de los años 50 se disparó la tensión entre Yugoslavia e Italia y la primera amenazó en varias ocasiones con tomar militarmente la Gorizia italiana. Sin embargo las agrias relaciones entre ambos lados de la frontera se fueron suavizando lentamente gracias a los llamados “Acuerdos de Udine”.

La implementación de estos acuerdos, con la introducción de los llamados pases“, simplificó de manera notable los trámites para cruzar la frontera y así, durante la década de los años 60, las relaciones de buena vecindad entre las dos ciudades se plasmaron sobre todo en el ámbito cultural y deportivo.

La caída del Muro de Berlín, a finales de la década de los 80, inició el camino para el deshielo total entre ambos estados. La posterior desintegración de la Yugoslavia de Tito y el nacimiento de la nueva república de Eslovenia en 1991, ayudaron a normalizar las relaciones entre los dos lados de la frontera. El 1 de mayo de 2004 Eslovenia ingresa oficialmente en la Unión Europea y el 21 de diciembre de 2007 entra en vigor el Tratado de Schengen en territorio esloveno. Las formalidades aduaneras entre Italia y Eslovenia desaparecen.

Pax definitiva.

MAPAS: Friuli Venezia Giulia vía blogger e Italia vía Wikipedia dominio público

Próxima entrada: Gorizia y Nova Gorica, de ayer a hoy 

Anuncios