Etiquetas

, , ,

Más allá de la situación geopolítica que siempre ha rodeado a esta ciudad, mitad italiana, mitad eslovena, Gorizia y Nova Gorica ofertan hoy a sus visitantes alicientes más mundanos, cargados de cultura e intensa historia.

Explorando Gorizia y Nova Gorica

En la actualidad Nova Gorica no pasa de ser una urbe práctica y funcional, resultado de una traumática partición que la despojó de todo patrimonio histórico artístico en un delicado momento de su corta existencia. Un rancio aire poscomunista flota en el ambiente, con la excepción de la deliciosa estación ferroviaria Transalpina que ya conocimos en la entrada anterior. Aquí, en la parte exyugoslava, restaurantes, bares de copas más locales de juego y apuestas, son su principal reclamo.

dscn1361Nova Gorica, Eslovenia

El lado italiano, en cambio, tiene más que ofrecer. Atravesando a pie la frontera desde Nova Gorica por el antiguo paso de Erjavceva ulica“, alcanzaremos en pocos minutos la Piazza della Vittoria, el centro neurálgico de Gorizia. En tan señalado punto se planta la iglesia de San Ignacio, de culto católico; un magnífico ejemplo de barroco austríaco. Ordenada construir por los jesuitas entre los siglos XVII y XVIII, los campanarios de sus dos torres están coronados por la típicas “cebollas”, elemento éste tan característico y extendido en toda centroeuropa.

dscn1362Iglesia de San Ignacio en Gorizia, Italia

El castillo de Gorizia, por su lado, se levanta majestuoso en la colina adyacente a la Piazza della Vittoria. Es el auténtico símbolo de la ciudad. Morada de los Condes de Gorizia allá por el siglo XII, fue pasando por diferentes manos a lo largo de su dilatada historia. La regia familia Habsburgo, los venecianos… todos fueron introduciendo, ampliando o reforzando elementos en el castillo. De prisión y cuartel en el XVII, donde perdió su aspecto medieval original, volvió a recuperarlo tras la reconstrucción que siguió a los severos daños que los trágicos efectos de la durísima Primera Guerra Mundial infringieron sobre sus muros.

dscn1365Castillo de Gorizia visto desde la Piazza della Vittoria

El Corso Italia es la vía comercial más importante de la ciudad. La vida social y cultural de Gorizia se desarrolla entre sus aceras, con el Teatro Comunale “Giuseppe Verdi” como principal reclamo. Corso Italia es el lugar ideal para ver y dejarse ver. Por cierto que en el número 9 de esta animada arteria se sitúa la Oficina de Turismo. En ella nos darán toda la información complementaria y detallada que necesitemos sobre alojamiento, horarios y visitas de interés en la ciudad.

dscn1368Teatro Comunale Giuseppe Verdi en Corso Italia

Con probabilidad el destino que hemos conocido durante estas tres últimas entradas no estará inscrito en el top 10 de lo más vistado en Italia y Eslovenia. Sin embargo para quienes seáis apasionados, como este bloguero, de la historia contemporánea, en particular del periodo de posguerra que siguió al fin de la segunda gran contienda mundial acaecida en el siglo XX, encontraréis aquí, en este aparente perdido rincón del nordeste italiano y del oeste esloveno -al pie de los Alpes Julianos– el marco ideal para revivir lo que debió ser el espinoso y desgarrador panorama que se abrió en Europa tras el conflicto armado.

De paso podremos sumergirnos en la atmósfera del siempre temido y mítico Telón de Acero. Ya lo avisaba el mismísimo Winston Churchill en marzo de 1946, menos de un año después de finalizada la Segunda Guerra Mundial: “Desde Stettin, en el Báltico, a Trieste, en el Adriático, ha caído sobre el continente un telón de acero“.

A TENER EN CUENTA

Tras la división de la ciudad en 1947, la estación ferroviaria Transalpina quedó en manos yugoslavas. Como consecuencia directa la parte italiana adoptó como propia la otra estación que tenía Gorizia desde 1860 y que formaba parte de la línea Udine–Trieste, dentro de la red de ferrocarriles del imperio de los Habsburgo. Por aquel entonces la estación, como terminal principal de la ciudad austrohúngara, tenía una denominación dual: Görz/Gorizia, denominación que con los diversos avatares políticos que ha padecido Gorizia fue cambiando sucesivamente de nombre hasta el actual: Stazione di Gorizia Centrale.

dscn1383   Estación Gorizia Central

Si llegáis a Gorizia en tren desde cualquier punto de Italia, lo haréis a esta terminal situada en P.le Martire della Libertà. Al salir al exterior os encontraréis la plaza y justo a continuación arranca el Corso Italia. La estación tiene una posición bastante periférica en el plano de la ciudad, por lo que para ir de una estación –la italiana- hasta la otra -la eslovena-, que os permitirá viajar en tren por la antigua república yugoslava, tendréis que caminar los más de tres kilómetros que las separan; con el atractivo, eso sí, de atravesar y descubrir el centro histórico. O tomar el autobús…

Anuncios