Etiquetas

, ,

lucerna-suiza

Desde bien pequeño he sentido fascinación por dos cosas: los trenes y… los puentes. Y si de puentes se trata existe uno que, desde luego, puede decirse que es irresistible, único en el mundo. El Kapellbrücke, el maravilloso puente medieval techado de madera que une la ciudad antigua con la nueva en la encantadora población suiza de Lucerna, es un auténtico regalo para los ojos.

Lucerna se reparte entre ambas orillas del río Reuss, en las mismas puertas de la Suiza Central, justo donde las aguas del majestuoso lago de los Cuatro Cantones se pierden en el cauce del río. Y allí, formando parte del antiguo sistema de fortificaciones de la ciudad, se exhibe con todas sus galas el “puente de la capilla“, o Kapellbrücke, el más antiguo de Europa, cuyos orígenes hay que buscarlos en el lejano año 1332; a la vez que uno de los puentes más largos del Viejo Continente, con sus casi 205 metros de longitud.

El puente se apoya sobre pilares de madera y es peatonal, lo que asegura un deleite máximo cuando lo atravesamos. Sus frontones pintados, así como el techo con su más de un centenar de espacios que albergan pinturas que retratan parte de la historia de la ciudad, convierten su recorrido a pie en una auténtica delicia visual.

El Kapellbrücke comparte protagonismo con la Wasseturm, o “Torre del Agua“, la famosa torre octogonal enclavada en el puente. Ambos, junto a la muralla Musseg, constituían parte del sistema defensivo de Lucerna en la Edad Media. La torre se cree que es incluso más antigua que el propio puente y ha tenido diversos usos. Es el verdadero símbolo de la ciudad helvética.

Pese a los incendios que ha sufrido el Kapellbrücke, el último en agosto de 1993 que se llevó por delante una parte del mismo además de varias de sus maravillosas pinturas, siempre ha resurgido de las cenizas con una cuidada y esmerada -no es para menos- restauración. Hoy luce impecable y espléndido, tal como se aprecia en la foto de este Pic deLuxe con el que inauguramos el recién nacido 2017.

Foto cortesía de María Belén Blanco

Anuncios