Etiquetas

, ,

En la entrada anterior tuvimos la ocasión de conocer a un revolucionario de la escuadra y el cartabón que se empeñó en dejar su firma en pleno corazón de la capital austriaca. No sin el disgusto, eso sí, al menos al principio, de los vecinos empadronados en la ciudad imperial. Hablamos de Hans Hollein.

Friedensreich Hundertwasser fue otro auténtico visionario, quien para no desentonar con otros correligionarios de su tiempo supo levantar polvareda con su polémico proyecto materializado entre 1983 y 1986 en el número 34-38 de la Kegelgasse, en el distrito 3 de Viena: la Hundertwasserhaus. Se trata de un estrambótico complejo residencial destinado a viviendas sociales que se construyó con financiación municipal.

DSCN3653Hundertwasserhaus, obra de Friedensreich Hundertwasser

El resultado es un edificio rabiosamente llamativo por su combinación de colores y formas ondulantes asimétricas. Si algo no le falta desde luego es originalidad y a diario es visitado en peregrinación por miles de turistas que se acercan hasta él con ayuda del tranvía número 1. Llegados al lugar las miradas de los visitantes apuntan con asombro hacia esa “criatura tan poco convencional que agrupa una cincuentena de viviendas, dieciséis terrazas privadas, tres azoteas comunitarias, un jardín de invierno y un par de áreas de juegos para los más pequeños.

DSCN3655La Hundertwasserhaus, distrito 3 de Viena

Hundertwasser no sólo dejó su sello creativo en esta singular edificación. Al norte de la capital, en el distrito 9, nos topamos con otra de sus grotescas obras: la Planta Incineradora de Spittelau. Este controvertido artista vienés, que dedicó buena parte de su tiempo a la pintura y a la escultura, no era arquitecto, pero gustaba de diseñar edificios, a cada cual más original y rompedor, siempre combinando curiosas formas y atrevido colorido. Así fue como entre 1988 y 1997 dio forma a esta novedosa instalación dedicada a la incineración de residuos que, como dato interesante, proporciona en la actualidad una parte sustancial de la energía necesaria para el funcionamiento del sistema de calefacción de la ciudad.

Para llegar hasta aquí hay que tomar el metro, líneas U4 o U6, estación Spittelau. Desde el vagón del metro –sobre todo de la línea U6 que discurre elevada y a cielo abierto- ya se divisa perfectamente la brillante torre de la planta a medida que nos aproximamos a la estación.

DSCN3624Planta incineradora de Spittelau, en el distrito 9 de Viena

A partir de los años 60 del siglo pasado Viena se expande definitivamente hacia el otro lado del Danubio, hacia el este. La tarea ya había comenzado a fines del XIX con el dragado de los grandes humedales que existían más allá del río, consiguiendo de esta manera regular su cauce. La ciudad imperial comienza así a crecer imparable por la orilla opuesta del majestuoso Danubio, si bien nunca llegará a adquirir en este lado las dimensiones que tiene en la margen izquierda, donde se ubica el centro histórico y la mayoría de los distritos de la capital.

Con el paso de los años se producirá la transformación más profunda y radical de esta moderna zona en expansión, surgiendo nuevos barrios residenciales, como Donaustadt y Floridsdorf, que se conviertirán en vecinos muy próximos de un amplio y flamante proyecto que va a albergar, a finales de los años 70, una de las tres sedes de Naciones Unidas fuera de la ciudad de Nueva York. Se trata de la ONU-City, también conocido como “Vienna International Centre“.

DSCN3643Vista general de la ONU-City, con la DC Tower 1 en primer término

Construido en 1979 sobre una superficie de 180 mil m2, el complejo en forma de “Y” está conformado por media docena de edificios que acogen las oficinas de la organización intergubernamental fundada en 1945, además de otro en forma cilíndrica destinado a conferencias.

Tanto si sois apasionados de la política de altos vuelos como acérrimos de las últimas tendencias arquitectónicas, el viaje hasta la zona no dejará indiferente a nadie. Y más desde 2013, año en el que se inauguró la DC Tower 1, el edificio más alto de Austria con una cota de 220 metros, que lleva la firma del insigne Dominique Perrault. La estación Kaisermühlen de la línea U1 del metro de Viena os acercará hasta esta parte tan internacional de la capital austriaca.

DSCN3637Línea 1 del metro de Viena a su paso por la ONU-City

Viena es mucho más que el distrito 1, la Ringstrasse, el Hofburg, la Albertina o la catedral de San Esteban. Para deleite de quien se acerque a visitar la capital de Austria, hay vida más allá de todos esos lugares tan llenos de historia y tradición. Palabra de bloguero 🙂

Anuncios