Etiquetas

, , ,

Puede sonar grotesco pero estamos ante una realidad. Un avión comercial de la compañía china Hainan Airlines ha viajado recientemente entre Pekín, la capital del gigante asiático, y la ciudad estadounidense de Chicago utilizando aceite de cocina reciclado como combustible para volar. Parece una de esas “fake news” que tanto animan las redes en los últimos tiempos, pero no lo es. Lo aseguro. Ocurrió el día 21 del pasado mes de noviembre.

No era la primera vez que la aerolínea china utilizaba este tipo de biocombustible; un fuel obtenido a partir de aceite recolectado en restaurantes y que, tras su reciclado posterior, llega a emitir entre un 50 y un 80 por ciento menos de dióxido de carbono que el queroseno tradicional empleado por las aeronaves para transitar los cielos del planeta.

Aeropuerto O´Hare de Chicago, Estados Unidos

Hainan lo había hecho hace un par de años en un vuelo interior entre Shanghái y Pekín operado con un Boeing 737, mezclando para la ocasión este biocombustible de aceite de cocina reciclado con fuel tradicional en una proporción 50-50, pero ha sido ahora cuando la compañía se ha atrevido a probarlo en este desafiante “salto transoceánico”.

Para la ocasión Hainan Airlines ha colocado en el cielo un potente Boeing 787 que une Pekín con Chicago en poco más de doce horas y media. Con ello las autoridades de China pretenden crear una suerte de “pasillo verde aéreo” entre ambos países a través del Pacífico.

Un Boeing 787-8 Dreamliner de Hainan Airlines

Foto vía Wikipedia CC BY-SA 2.0 / Autor byeangel

Por extraño que parezca este nuevo biocombustible reciclado garantiza seguridad y eficiencia en el vuelo, reduciendo de manera notable la emisión de partículas contaminates al exterior. En el anverso de la moneda está el hecho de su alto coste en la producción, lo que va a limitar -por el momento- su uso masivo y generalizado en la navegación aérea comercial. Pero es un comienzo. Veremos si es cuestión de tiempo…

Anuncios