Etiquetas

, ,

Ahora que en Europa nos encontramos bajo los implacables efectos del tenaz frio invernal podemos mirar, no sin cierta resignación, hacia otros rincones del planeta que gozan, en estas mismas calendas, de un envidiable clima en escenarios no menos envidiables, casi de película. Uno de esos rincones tan codiciables está en la isla indonesia de Bali.

Imaginemos una playa de fábula: arena casi blanca, casi desierta, casi silenciosa, apartada de los clásicos circuitos que trabajan los operadores turísticos en esta parte del mundo. En un lugar como Bali, siempre en el punto de mira de un ingente número de viajeros y curiosos, dar con una apacible playa donde mandan el silencio y el relax se presenta casi como una quimera. Y sin embargo esa playa existe y tiene nombre: Virgin Beach. El nombre le viene como anillo al dedo. No hay duda.

Virgin Beach se localiza en la parte oriental de la isla de Bali, en el distrito de Karangasem. Al abrigo de unos promontorios y una exhuberante vegetación, bajo un implacable sol tropical, alcanzar Virgin Beach no resulta nada fácil. Por eso mismo los turistas no gastan tiempo y dinero en llegar hasta este remoto y húmedo paraiso de blanca arena y envidiables olas. Y los pocos que llegan será para disfrutar de sus indulgentes aguas, algunos “warungs” donde sirven delicioso pescado fresco y las increíbles vistas de un entorno sin igual.

Foto Pic deLuxe cortesía de Mario P. Borruel

Anuncios