Etiquetas

, ,

El planeta Tierra está lleno de maravillosos lugares. Unos surgidos por obra y gracia de la propia naturaleza. Otros por obra y gracia de la mano del ser humano. Y todos están ahí para deleite de nosotros, humildes bichos vivientes sobre la faz del globo terráqueo.

Hace unos años, a comienzos de esta década, en febrero de 2010, los neoyorquinos eligieron el rincón más romántico del archiconocido “Central Park” de la ciudad de los rascacielos respondiendo a una encuesta del Departamento de Parques. Y por mayoría el veredicto recayó en el protagonista de nuestro post de hoy, el Bow Bridge, o “Puente del Arco”, con probabilidad el puente más coqueto de Nueva York y auténtica musa para fotógrafos de toda índole y condición. Su inconfundible silueta en forma de arco de violinista recorta plácido el denso decorado verde del célebre e inmenso parque situado en el centro mismo de ese mar de hormigón y acero que inunda Manhattan.

El Bow Bridge fue diseñado en 1862 por dos arquitectos que a su vez fueron los autores intelectuales de Central Park: Calvert Vaux y Jacob West. Tiene una longitud de poco más de veintiseis metros, se construyó en hierro fundido y su pasarela se hizo con la resistente y dura madera de ipé. Con todo, el puente, el segundo más antiguo de Estados Unidos, no pasó por buenos momentos en la década de los años setenta del siglo pasado. Cayó en el más puro abandono; su estructura fue pasto del óxido y la piedra se pudría literalmente. El paupérrimo estado de las arcas municipales impedía su mantenimiento y gracias a generosas donaciones privadas el Bow Bridge pudo resurgir y evitar su más que probable colapso.

Un sosegado paseo por el interior de este pulmón verde en medio de la Gran Manzana nos llevará de manera irremisible hasta él. Un lugar en el que siempre, sea primavera, verano, otoño o invierno, nos encontraremos con alguien que a buen seguro estará contemplando, absorto, la serena armonía que desprende esta original y bella creación humana.

Y uno, en mitad de su propia contemplación, no puede dejar de reflexionar y llegar a la conclusión de que el ser humano, con todas sus grandezas y miserias, es capaz de sacar lo mejor de sí mismo para dar a luz criaturas como ésta…

Foto vía Wikipedia CC BY-SA 3.0 / Autor Bryan Schorn

Localización

Bow Bridge sobrevuela el lago de Central Park, a la altura de la calle 74, al oeste de Bethesda Terrace, conectando Cherry Hill con el bosque del Ramble.