Lo reconocen sus principales competidores en España. Iberia y Vueling bajan las orejas ante la supremacía hispana de la aerolínea de bajo coste irlandesa Ryanair. Y sin embargo ésta no pasa por su mejor momento en Europa y norte de África, su principal escenario de operaciones, debido al arrastre de problemas laborales que sufren los trabajadores de la compañía low cost desde hace tiempo, según la versión de éstos.

La noticia no deja lugar a muchas especulaciones: Los tripulantes de cabina de Ryanair en España, Portugal, Italia y Bélgica pararán el 25 y 26 de julio, siguiendo la estela de los pilotos en Irlanda unas fechas antes.

La conflictividad laboral se ha ido enquistando en las tripas de la aerolínea que ya el año pasado tuvo que enfrentarse, en pleno verano, a una crisis operativa sin precedentes debido a un error en la planificación de los descansos de sus pilotos. La broma costó entonces miles de cancelaciones de vuelos y un desembolso millonario para compensar a los más de 700 mil pasajeros que se vieron afectados.

Ryanair se avino, como consecuencia del desastre, a negociar mejoras salariales con sus pilotos y tripulantes de cabina por primera vez en más de treinta años. Sin embargo las espectativas no han cristalizado en acuerdos para solventar el conflicto laboral. Según los sindicatos el 75% de la plantilla de la aerolínea de bajo coste está contratada a través de empresas de trabajo temporal, sujeta a la legislación irlandesa, sin salario base y cobrando solo por horas de vuelo, lo que se traduce en permanente inestabilidad laboral. La compañía, por su parte, desmiente a los trabajadores y aporta cifras y datos que pondrían en duda sus reclamaciones.

Se producirán reuniones de última hora y negociaciones contra el reloj, como suele suceder en este tipo de escenarios conflictivos que inciden de manera tan directa en sectores tan sensibles para la economía de un país, en este caso de varios. Sin embargo habrá que estar muy atentos a la evolución de los acontecimientos para no pillarnos desprevenidos en caso de que esta huelga histórica no tenga marcha atrás.

En todo caso, y como información adicional para los lectores y lectoras de este blog, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea -Aesa- siempre recuerda que los viajeros que utilicen el avión como medio para sus desplazamientos vacacionales o por motivos laborales tienen derecho a información, asistencia y reembolso o transporte alternativo si su vuelo se retrasa o cancela.

Foto vía Pixabay.com

Anuncios