Etiquetas

, , ,

Ya se hacía eco este blog hace dos años de la buena nueva. Iberia, la compañía aérea española de referencia, regresaba en 2016 a Tokio, la capital de Japón, tras dieciocho largos años de pausa forzada por las circusntancias, principalmente económicas, en una clara y renovada apuesta por el influyente nicho que representa el mercado nipón.

Un avión de Iberia en aproximación al aeropuerto de Madrid-Barajas

En un primer momento Iberia decidió operar esta ruta directa -sin escalas- hacia el lejano oriente con una frecuencia de tres vuelos por semana y ahora, coincidiendo con el segundo aniversario del feliz regreso a Japón, la aerolínea española ha decidido aumentar desde el pasado 20 de octubre esa frecuencia a cinco vuelos semanales: martes, jueves, viernes, sábados y domingos desde el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas hacia Narita, el principal aeropuerto internacional de Japón, a sesenta kilómetros de Tokio.

La apuesta no termina ahí. En una clara maniobra de inmersión cultural y gastronómica, el Airbus A330-200 de Iberia que realiza esta ruta se ha convertido en una suerte de atractivo escaparate nipón a bordo. La idea es que desde el momento de nuestro embarque nos sintamos de alguna manera como si ya estuvieramos pisando suelo japonés y nos empapemos desde ya de todo lo que ofrece este singularísimo y ancestral país, donde tradición y modernidad conviven en una más que perfecta simbiosis.

Tokio, la capital de Japón

Tal es la implicación de la compañía aérea española en esta ruta que ha bautizado a uno de sus aviones como “Tokio”, lo que demuestra el esmero, mimo y exclusividad con el que Iberia quiere cuidar esta apuesta empresarial dirigida al “País del Sol Naciente”.

TOQUE ORIENTAL A BORDO

Y para que la inmersión sea total, el menú que se ofrece durante el vuelo no defrauda ni al viajero más escéptico que embarque rumbo hacia la otra esquina del planeta. Con una carta a base de productos típicos y característicos de Japón, en bussines class se ofrece al pasajero, entre otros, pato braseado en soja, langostinos y el tradicional pollo katakurico o timbal de cangrejo con wasabi y hoja de shisho con hinojo marino.

En clase turista la oferta es algo más modesta pero tampoco defrauda. Curry japonés de cerdo con arroz choi sum y shitake, los populares noodles yakisoba salteados con verduras y pollo, o platos aderezados con elementos genuinos de la cocina nipona como la sopa de miso o la salsa de soja; todos forman parte del menú a bordo. Sabor oriental dentro de una aeronave occidental.

Iberia ya vuela entre España y Japón cinco veces por semana en respuesta a la excelente demanda y acogida que ha tenido desde el comienzo esta ruta intercontinental, la más larga que opera en la actualidad la aerolínea española. Y es que el atractivo que genera en ambos lados la posibilidad de viajar y acercarse uno al otro en un solo salto, con el consiguiente ahorro de tiempo, unido a la curiosidad e interés mutuos por dos culturas y modos de entender la vida tan dispares, ha provocado que una compañía aérea, en este caso española, haya asumido el resuelto papel de puente entre los dos países. Una decisión afortunada, muy afortunada 🙂

Fotos vía portal Piaxabay.com