Etiquetas

,

Se trata de un auténtico pulmón verde en pleno corazón de Madrid, la capital de España. Un parque de 118 hectáreas concebido como un enorme jardín artístico, con longeva historia a cuestas y unos vecinos tan ilustres como el Paseo del Prado y su inigualable repertorio de museos, la célebre Puerta de Alcalá o la aristocrática iglesia de los Jerónimos. Testigo del paso por España de la dinastía de los Austrias, fue uno de ellos, Felipe IV, quien en el siglo XVII decide dar vida a un proyecto paisajístico alrededor del por entonces periférico Palacio del Buen Retiro. Ideado inicialmente para uso y disfrute exclusivo de la Corte, no sería hasta el año 1868 reinando ya otra dinastía, los Borbones, que los jardines pasarían a manos municipales y, por tanto, accesible para todos los madrileños. Hablamos, cómo no, del Parque de El Retiro.

En el interior de este verde paraíso urbano encontramos joyas tan admiradas por los visitantes como su estanque y el grandilocuente monumento a Alfonso XII, la popular Rosaleda, el Paseo de las Estatuas o de Argentina, la Casita del Pescador… y naturalmente el Palacio de Cristal.

Palacio de Cristal en el parque de El Retiro, Madrid. PIXABAY

El que nos ocupa hoy es, sin duda, uno de los ejemplos más relevantes de la llamada arquitectura de hierro y cristal que tuvo especial predicamento durante el siglo XIX. El Palacio de Cristal fue levantado en 1887 sobre el solar del antiguo Pabellón Real con motivo de la “Exposición Colonial de Flora de las Islas Filipinas” que se celebró en Madrid durante ese año. Tras la exposición, y debido a la gran belleza de sus líneas, se decidió conservar el singular edificio convirtiéndose a partir de entonces en sede del Museo de Ultramar.

Ricardo Velázquez Bosco fue el encargado de su diseño y para ello se inspiró en otra construcción de 1851 y similar factura ubicada en Londres, la capital británica: el Crystal Palace. Originalmete concebido como un enorme invernadero para la acogida de plantas tropicales, en la actualidad es una sala de exposiciones y eventos del cercano Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Esta edificación de metal recubierta de inmensas planchas de vidrio se asemeja a una catedral, con su ábside, dos brazos, columnas jónicas de hierro, una grandiosa cúpula de casi 23 metros que se eleva por encima de la cubierta y una portada de estilo griego que descansa sobre una terraza. Esta terraza, a su vez, es abrazada por una elegante balaustrada, interrumpida solo por unas escaleras que se adentran en las mansas aguas del coqueto lago artificial que se extiende frente al palacio.

El Palacio de Cristal y su lago regalan al visitante uno de los rincones más hermosos y cautivadores del famoso parque madrileño. Un delicado y espléndido edificio decimonónico de límpidas vidrieras que brota sobre una suave colina del terreno y bajo la atenta mirada de magníficos ejemplares de ciprés de los pantanos -cuyos troncos están parcialmente sumergidos bajo las aguas del lago- y castaños de Indias que parecen flirtear entre sí.

Para finalizar, una curiosidad. El Palacio de Cristal sirvió de escenario para que un 10 de mayo de 1936 Manuel Azaña fuese elegido por votación, y posterior toma de posesión, presidente de la Segunda República española.

Horarios y accesos

El Palacio de Cristal se encuentra en el Paseo República de Cuba núm 4, dentro del recinto del parque de El Retiro, en Madrid.

Puede vistarse de noviembre a marzo entre las 10 y 18 horas, y de abril a septiembre entre las 10 y 22 horas. Durante el mes de octubre el horario se extiende de 10 a 19 horas. Bajo circunstancias meteorológicas especiales, como fuerte lluvia, el edificio puede cerrarse al público por motivos de seguridad.

El palacio permanece cerrado el 1 y 6 de enero, 2 de mayo -fiesta de la Comunidad de Madrid-, además del 25 y 31 de diciembre.

Entrada libre y gratuita

Podemos visitarlo llegando en metro, estaciones de Atocha en Línea 1, Ibiza en Línea 9 y Retiro, en Línea 2.