Etiquetas

,

Hoy 14 de febrero es San Valentín y la tradición marca que en esta fecha los enamorados y enamoradas celebren su día. Más allá de convencionalismos sociales lo cierto es que las parejas, sean de la índole que sean, buscan sorprenderse y afianzar sus recíprocos sentimientos en una fecha señalada como la de hoy.

Cada vez está más extendido el capricho y placer, por qué no, de celebrar esta jornada entre quienes se profesan mutuo amor en algún sitio bello y romántico apartado de sus lugares habituales de residencia. Es decir, una escapada rápida a un bucólico destino donde disfrutar y celebrar San Valentín en intimidad y privacidad.

Hoy os propongo un lugar en el sur de Alemania que por su entorno y belleza naturales harían bueno ese propósito de cumplir con creces el ritual de mostrarse mutuamente pasión y arrumacos en grandes dosis. Me refiero a la sobrecogedora Selva Negra, un macizo montañoso situado en el suroeste alemán, en el “land” o estado federado de Baden Wurtemberg. Su densidad forestal es de tal calibre que el ojo humano percibe un intenso tono oscuro en lugar del color natural de sus tupidos bosques.

Selva Negra, Alemania. PIXABAY

Pues bien, aquí, situados en una naturaleza desbordante y salpicada de pintorescos pueblecitos, aparece un pequeño pero encantador lago de origen glaciar conocido como Titisee, al sur de la susodicha Selva Negra, a una treintena de kilómetros al este de la ciudad de Friburgo. Se cuenta que el emperador romano Tito quedó tan cautivado de este lugar que por ese motivo se le puso su nombre al lago. Y es aquí, en este idílico entorno natural, donde os propongo pasar esta jornada especial de San Valentín.

El lago Titisee tiene una profundidad de unos veinte metros y una superficie de 1.3km2. El vivo azul de sus aguas emerge y contrasta profundamente con el verde de los pinos, abetos y valles que rodean el lago cuando la luz diurna es óptima. En su orilla norte la villa homónima de Titisee será el lugar idóneo para alojarse, celebrar y pasar la noche del día de los enamorados.

Lago Titisee, Alemania

Con todo, este lago natural invita a visitarlo y deleitarse con sus alrededores en cualquier época del año. Ahora en invierno su superficie está congelada y se puede disfrutar patinando sobre él. En primavera y verano, con un clima más benigno, el senderismo, paseos en barco y bicicleta, baños -aunque en unas siempre frías aguas- y la escalada, son sus principales reclamos. El otoño y su tránsito hacia el frío invernal también favorecen un encuentro con este placentero rincón germano.

Estaciones aparte, una de las actividades más populares que podemos realizar en Titisee es bordear el lago con una agradable caminata y disfrutar al tiempo de un entorno de verdes praderas, coloridas casas de campo y, en general, de la espesa vegetación de la circundante Selva Negra.

Una vez acabado el paseo podemos adentranos en las callecitas de Titisee y reponer fuerzas en alguno de sus excelentes restaurantes para después hacer las típicas compras en alguna de sus acogedoras tiendas. Por cierto. No podéis abandonar este lugar sin un célebre reloj de cuco, el tradicional objeto a la venta de la zona.

Feliz San Valentín a tod@s

Anuncios