Etiquetas

,

El pasado mes de octubre (de 2018) pudimos conocer a través de este blog la noticia. Una compañía aérea asiática, Singapore Airlines, había logrado un nuevo hito mundial en esto de volar y hacerlo cada vez más y más lejos para unir dos puntos en el planeta. Fue así como dos ciudades tan distantes entre sí, Singapur y Nueva York, quedaron unidas por aire en menos de dieciocho horas. Y lo más importante: sin escalas, es decir, en un solo salto, ahorrándonos incómodas y largas paradas intermedias.

Hoy vamos a fijarnos en el extremo opuesto. Este post va a desvelar cuál es la ruta aérea comercial más corta del planeta. Normalmente este tipo de vuelos se justifica por razones geográficas, es decir, para salvar accidentes de la naturaleza tales como montañas, acantilados, lagos, estrechos marinos… Sin embargo no siempre hay una explicación lógica que justifique la existencia de vuelos tan cortos.

Para conocer la ruta que hoy nos ocupa no saldremos de Europa y nos situaremos en el archipiélago de las Orcadas -Orkney en inglés-, justo encima de Escocia, en el Reino Unido. Allí existen dos pequeñas islas, de las setenta que componen el archipiélago escocés, separadas por apenas tres kilómetros. Sus nombres son Westray y Papa Westray. Pues bien, desde 1967 la aerolínea regional escocesa Loganair conecta los dos desangelados islotes en apenas un par de minutos. Incluso menos, porque este mismo trayecto se ha llegado a realizar en solo 53 segundos. ¡Ah!, y por si había alguna duda, desde la web de la aerolínea nos advierten, en un alarde de ironía, que el vuelo es operado sin paradas intermedias 🙂

Westray. Faro de Noup Head CC BY-SA 3.0 Chris Bazley-Rose

Comentaba más arriba que este tipo de vuelos tan cortos en distancia y duración viene justificado en principio por la existencia de abruptos elementos naturales de la geografía que dificultarían unir dos puntos muy cercanos entre sí por otra vía. Sin embargo no es la primera vez que desde este mismo blog he puesto en duda la razón de ser de esta clase de rutas aéreas ultracortas, si bien reconozco que pueden existir casos excepcionales, y recalco lo de excepcionales, que amparen su puesta en servicio.

Colocar en el aire un avión, aunque sea de pequeño tamaño, origina serios inconvenientes para el medio ambiente tales como ruido, emisiones de gas de efecto invernadero con el lanzamiento a la atmósfera de contaminantes como CO2, dióxido de nitrógeno y óxido nítrico, sin olvidar las partículas de hollín y sulfatos que permanecen después en suspensión.

Por otra parte en muchas ocasiones disponemos de alternativas al avión, bien por carretera, bien por agua. Las mismas dos islas que hoy protagonizan este post están conectadas por ferry usando sendos embarcaderos en sendas islas. Y aunque el viaje en este caso a través del agua dure un poco más en tiempo -unos veinticinco minutos- debido a la escasa distancia entre las dos islas, en verdad creo que el barco es un medio alternativo más rentable, menos dañino y en definitiva más lógico.

Papa Westray CC BY-SA 2.0 Rob Burke

¿Para qué, entonces, el avión entre Westray y Papa Westray? Según parece los principales usuarios de esta ruta son estudiantes y sus profesores que acuden a Papa Westray para el estudio de diversos sitios arqueológicos asentados en la isla. También algunos profesionales de la salud se desplazan hasta este remoto lugar para atender a alguno de sus escasos residentes. Y cómo no. Turistas venidos desde diferentes esquinas del mapa que ven excitante gastar ese minuto y poco más de sus vidas en una experiencia cuanto menos singular y algo estrambótica.

Hace un tiempo mostré en esta misma ventanita mis reticencias hacia una ruta aérea recién inaugurada por aquel entonces que conectaba las ciudades de San Galo, en el norte de Suiza, y Friedrichshafen en Baviera, al sur de Alemania. Apenas ocho minutos de vuelo para cubrir la veintena de kilómetros que las separaba, con las aguas del imponente lago Constanza interponiéndose entre ellas. Aunque hacer el mismo trayecto por carretera, rodeando el lago, supone hora y media, algo no funcionó porque la ruta terminó cancelándose en 2017 debido a la falta de pasajeros. Para mí una buena noticia.

Anuncios