Roda de Isábena, diminuta grandeza aragonesa

Etiquetas

,

AVISO DE DESCARGO DE RESPONSABILIDAD
Este blog siempre muestra, como sugerencia, un lugar que puede ser visitado dentro o fuera de España. Sin embargo, antes de viajar es importante que te informes sobre la situación actualizada de la Covid-19 en el destino elegido.

DISCLAIMER NOTICE
This blog always shows, as a suggestion, a place that can be visited, in or out of Spain. However, before traveling it is important that you know about the updated situation of Covid-19 in destination.

Podría pasar por ser una pequeña Toscana en el interior de Aragón, la comunidad autónoma española que hunde sus recientes raíces en el territorio de lo que fue el histórico Reino de Aragón, no confundir con la Corona de Aragón. Un área, la de nuestra reducida versión aragonesa de la Toscana italiana, que viene a ocupar lo que antaño fuera parte del Condado de Ribagorza; una pieza clave en el montaje y puesta en pie del referido Reino de Aragón a partir del año 1035, cuando se orquestó y ejecutó la unión de este condado con los de Aragón y Sobrarbe.

La villa de Roda de Isábena merece todo el respeto y atención por más que sus reducidas dimensiones pudieran invitar a cuestionar tal afirmación. Roda se asienta en la actual comarca de la Ribagorza –provincia de Huesca-, que coincide de manera aproximada con el antiguo condado, y su emplazamiento no puede ser más espectacular y cautivador a partes iguales.

Vista de Roda de Isábena, comarca de la Ribagorza, Aragón. Foto España Fascinante

El pequeño núcleo de población oscense, que apenas acoge a medio centenar de vecinos, se levanta en lo alto de un promontorio, a 907 metros de altitud. Desde esta privilegiada posición controla y domina el acceso al valle por donde discurre el cercano río Isábena; todo lo cual hace presagiar la gran importancia que hubo de desempeñar en el medievo la pequeña villa en su rol defensivo; una auténtica atalaya natural y fortificada que permitía vigilar los dominios y movimientos –no siempre amistosos- de la cercana Taifa de Zaragoza.

La importancia de Roda de Isábena ya le viene de lejos, en concreto de mediados del siglo X, cuando la localidad se convierte en sede episcopal y capital política del mencionado Condado de Ribagorza. Sin embargo, los inicios de la siguiente centuria no podrían haber sido más desalentadores y trágicos para los habitantes de este bello enclave.

Catedral de San Vicente Mártir / CC BY 3.0 Amador

Hacia año 1006 (algunas fuentes citan al simbólico año 999) Abd Al Malik, hijo predilecto de Almanzor y de facto su sucesor, entra en Roda saqueando todo lo que encuentra al paso y echando abajo la primitiva iglesia mayor románica que vio colocar su primera piedra en el siglo IX; una obra de inicial influencia lombarda –su actual cabecera es un buen ejemplo superviviente- pero adaptada después a los cánones arquitectónicos de los maestros navarros que buscaban inspiración en el Camino de Santiago.

En el año 1010 la asolada villa es recuperada por los cristianos y comienza la cuidadosa reconstrucción de una segunda iglesia catedral desde los escombros de la primera. Para el año 1020-24 llegaría la consagración del nuevo templo catedralicio que, aun así, sufriría sucesivas reformas y ampliaciones en los siglos XII y XIII, periodo durante el cual se construye, adosado al muro norte de la catedral, el magnífico y austero claustro de planta trapezoidal y la capilla de San Agustín. Todavía más. En un proceso que nunca ve su fin, durante el siglo XVIII se levantaron, en el lado sur, un pequeño atrio abierto con una arcada de medio punto y la torre campanario, tal como contemplamos el conjunto en la actualidad.

Claustro de la catedral de Roda de Isábena / CC BY-SA 4.0 Mmorell

Pero el traslado de la sede episcopal, a mediados del siglo XII hacia Lérida/Lleida, marcaría sin remedio el inicio del declive de un pretérito esplendor. Con todo, y a pesar de ello, a día de hoy Roda de Isábena presume con orgullo ser la localidad más pequeña de todo el país con sede catedralicia. Una catedral exquisita y de reducidas dimensiones, si bien, en “stricto sensu”, esto no es del todo cierto debido a que el templo perdió su rango catedralicio en el siglo XVIII. En la actualidad, mal que pese a los habitantes de Roda, su excatedral se ha convertido en una iglesia parroquial, eso sí, de impresionante factura.

Si visitamos esta reliquia del medievo aragonés que es Roda de Isábena, nos toparemos con un laberíntico dédalo intramuros formado por estrechas y empedradas callecitas agasajadas de pasadizos, portales, plazuelas… todo embutido en un restringido espacio físico, lo cual confiere todavía más encanto y cierto aire de misticismo a la pequeña villa oscense.

Palacio Fortificado del Prior / CC BY-SA 4.0 Mmorell

La catedral de San Vicente Mártir, en la plaza Mayor, con planta basilical de triple nave, es, como podemos inferir, el principal tesoro en el “ajuar” monumental de Roda de Isábena. No obstante, la seo convive con mansiones señoriales, como el renacentista palacio Fortificado del Prior (s.XVI), a escasos metros de la catedral. Varias ermitas, como la del Pilar, San Salvador o San Mames, restos de muralla y de una fortaleza medieval, además de un molino de aceite del siglo XVIII, completan el bello cuadro urbano de Roda y alrededores.

Y por supuesto, no podemos pasar por alto –y nunca mejor dicho- las magníficas vistas que nos regala este auténtico balcón natural sobre la cuenca fluvial del Isábena y las circundantes sierras de Esdolomada, Chordal y Sís, en el Alto Aragón.

Morrons de Güel desde Roda de Isábena / CC BY-SA 4.0 Mmorell

+INFO en Turismo de Aragón / Huesca La Magia / Escapada Rural / Turismo Ribagorza

RECUERDA, ESTAMOS EN LA “NUEVA NORMALIDAD”, O ESO DICEN…

A tener en cuenta antes de ponerse en marcha

>INFO actualizada sobre movimientos -o eventuales restricciones por rebrotes- dentro de territorio español en la web del Ministerio de Sanidad, y/o Consejería de Salud de tu comunidad autónoma de residencia o destino.
>El uso de mascarilla es obligatorio, en todo momento y circunstancia, en la totalidad del territorio peninsular e insular español, incluidas las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.
>Dada la volatilidad de toda la información relativa a la situación de la Covid-19 en España, ésta puede sufrir alteraciones en cualquier instante
. Actualiza visitando con periodicidad la web de la Consejería de Salud de tu comunidad autónoma de residencia, o destino. 

POR FAVOR #MuéveteConResponsabilidad, #ManténDistanciaSocial y #UsaBienLaMascarilla 

Es por tu bien. Es por el mio. Gracias!!! 🙂

Valle de Benasque, para incondicionales del Pirineo oscense

Etiquetas

, ,

AVISO DE DESCARGO DE RESPONSABILIDAD
Este blog siempre muestra, como sugerencia, un lugar que puede ser visitado dentro o fuera de España. Sin embargo, antes de viajar es importante que te informes sobre la situación actualizada de la Covid-19 en el destino elegido.

DISCLAIMER NOTICE
This blog always shows, as a suggestion, a place that can be visited, in or out of Spain. However, before traveling it is important that you know about the updated situation of Covid-19 in destination.

A nadie se le escapa que este verano de 2020 es sustancialmente distinto a todos los anteriores, al menos hasta donde alcanza nuestra memoria. La enfermedad Covid-19 y ese maldito virus que la provoca, ha alterado, y de qué manera, nuestro personal enfoque de las siempre ansiadas vacaciones estivales.

Este año se está imponiendo una tendencia que encaja con todas esas reglas preventivas que desde las instancias sanitarias nos recalcan una y otra vez: higiene constante de manos, distancia social de metro y medio, y uso de mascarilla. Esa tendencia no es otra que buscar destinos “covid free”, es decir, destinos poco masificados, muy específicos, algo aislados, donde la posibilidad de contagio del SARS-CoV-2 entre humanos sea insignificante, o casi nula.

Este verano 2020 los españoles demandan, dentro de esta extraña nueva normalidad que nos toca vivir, un turismo de interior, sin abandonar nuestro país; un turismo sostenible, “ecofriendly”, en parajes naturales de ensueño, donde el relax, el silencio y el contacto estrecho con la naturaleza estén asegurados. Por todo ello, en este post os propongo pasar unos días y conocer… el Valle de Benasque.

Panorámica parcial del Valle de Benasque en la provincia de Huesca, Aragón

Nos situamos en la Comarca de La Ribagorza, en el extremo más nororiental y accidentado de la provincia de Huesca, donde las altas y majestuosas cumbres de la cordillera de los Pirineos se muestran intratables y abrumadoras.

La oscense, junto a las provincias de Zaragoza y Teruel, componen la Comunidad Autónoma de Aragón, heredera de alguna forma, y si se me permite la licencia en estos tiempos modernos, de la antigua e histórica Corona de Aragón -no confundir con el Reino de Aragón, que tanto tuvo que ver en la gestación de España como entidad política y territorial en el siglo XV, tras su convergencia y unión dinástica con la Corona de Castilla en la figura de los Reyes Católicos, Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón.

El Valle de Benasque, “Vall de Benás en patués o benasqués –dialecto local, de transición entre el aragonés y el catalán-, se asienta en la parte septentrional de la Ribagorza, encajado entre la frontera -por el norte- con la vecina Francia, y hacia el oriente con la provincia catalana de Lérida/Lleida (denominación bilingüe castellano-catalán). Su territorio coincide con el curso superior del río Ésera que nace en pleno Pirineo, sobre la cara norte del macizo de la Madaleta, a 2500 mts de altitud.

Río Ésera a su paso por la villa de Benasque

Río abajo, el Ésera atraviesa el Valle de Benasque siguiendo un eje longitudinal norte-sur, hasta que sus bravías aguas lo abandonan tras precipitarse y serpentear por un profundo y cerradísimo cañón, conocido como el Congosto de Ventamillo, que el mismo río ayudó a modelar. Aislamiento natural perfecto en este preciado rincón del Pirineo Oriental aragonés, al que también se conoce como “Valle Escondido”.

No siempre es fácil, pero en este entorno pirenaico se da un cabal e impecable equilibrio entre naturaleza y la, a menudo conflictiva, actividad humana sobre el terreno. No es el caso aquí ya que la conflictividad es inexistente. Por ello uno de los tesoros autóctonos, perfectamente conservado y protegido, lo encontramos en el Parque Natural de Posets-Madaleta, creado en 1994 y cuyo territorio alcanza a otros dos valles, además de Benasque: Chistau y Barrabés.

Parque Natural Posets-Madaleta

El techo del valle, del parque natural y, por extensión, de todo el Pirineo, es el pico Aneto, que con sus interminables 3.404 mts ejerce de celoso guardián sobre el terreno; un terreno que nos brinda una maravillosa sinfonía compuesta por espectaculares picos, ibones –pequeños lagos de montaña-, circos glaciares –únicos en España-, cascadas, barrancos, praderas, bosques de hayas, abetos, pinos rojos, negros… y sin olvidar sus tradicionales aldeas, “llugarsen patués.

La villa de Benasque es el centro estratégico y social del valle que adopta el mismo nombre. Su casco antiguo, de aspecto algo enredado desprende, no obstante, un distinguido ambiente medieval y de montaña, donde predominan retorcidas callecitas a las que se asoman antiguas casonas de aspecto palaciego, con tejados de pizarra y vigas de madera a la vista. Algunas de estas viviendas, que  pertenecieron a familias infanzonas entre los siglos XV y XVII, están rematadas con imponentes torreones que servían de protección y defensa a sus inquilinos, como la Casa Juste.

Palacio de los Condes de Ribagorza, siglo XVI. Benasque

Sin embargo, el monumento estelar de la villa es el renacentista Palacio de los Condes de Ribagorza, del siglo XVI, en plena calle Mayor de Benasque, con sus elegantes ventanales y finas molduras.

Le sigue en importancia la iglesia parroquial de Santa María la Mayor, documentada ya en el s.XI y de origen románico, si bien ha sufrido numerosas reformas con el tránsito de los siglos y también infortunios, como un voraz incendio accidental en 1925 y su casi total destrucción durante la Guerra Civil española (1936-39).

Parroquial de Santa María la Mayor, siglo XI. Benasque

El valle de Benasque lo componen siete municipios que agrupan a veintiséis aldeas o “llugars”, en patués, como vimos algún párrafo más arriba. Éstas, junto a prominentes cumbres de nieves perpetuas, pequeños lagos –ibones- y nutridos bosques, conforman todo un universo de alta montaña que se completa con la estación de esquí alpino de Aramón-Cerler, muy próxima a la villa de Benasque.

Las pistas de esquí nórdico de Llanos de Hospital, dirección norte hacia la escabrosa y casi inaccesible frontera francesa, y el balneario Baños de Benasque a 1.720 mts de altitud, el más alto de este país, son unos imprescindibles del valle. Y todo ensamblado con esmero y sin estridencias dentro del sobrecogedor escenario del Parque Natural Posets-Madaleta.

Balneario Baños de Benasque

Entre las aldeas del valle, una nos va a sorprender por su extraordinario muestrario de casonas solariegas, fechadas entre los siglos XVI-XVII y personalizadas con soberbios blasones en sus recios muros de piedra. Pasear por las estrechas callejuelas de Anciles, a poco más de un kilómetro de Benasque, sin tráfico rodado –cuyo acceso está prohibido-, atravesar -no sin cierta intriga- antiguos arcos y estrechos pasadizos, todo en medio de un estremecedor silencio, es algo que va más allá de una experiencia turística al uso.

La parroquial de San Pedro Apóstol de Anciles tiene orígenes románicos, pero fue modificada en el siglo XVII. A las afueras de la aldea se sitúa la coqueta ermita de San Esteban de Conques, s.XI, perfecto ejemplo de románico lombardo; estilo arquitectónico que maestros venidos de la región italiana de Lombardía dejaron, entre los siglos XI y XIII, esparcidos por buena parte del territorio de este valle pirenaico, y más allá.

Parroquial de San Pedro Apóstol en Anciles. Siglo XVII

Naturaleza abrupta y de ensueño, arquitectura popular tradicional, buena gastronomía local, posibilidad de actividades diversas al aire libre en un entorno apacible y saludable… el escenario idóneo para aislarse durante unos días.

El Valle de Benasque ofrece la ansiada posibilidad de evadirse de esa realidad pandémica tan peliaguda que a todxs nos afecta en los últimos tiempos, y disfrutar con quietud y sosiego de un merecido descanso estival.

+INFO en: Turismo de Aragón / Aragón Turismo / Gobierno de Aragón / Turismo RibagorzaRutas Pirineos / Red Natural de Aragón      

Todas las fotos de este post fueron tomadas en periodo invernal, antes de la declaración del Estado de Alarma el 14 de marzo de 2020.

RECUERDA, ESTAMOS EN LA “NUEVA NORMALIDAD”

A tener en cuenta antes de ponerse en marcha

>INFO actualizada sobre movimientos -o eventuales restricciones por rebrotes- dentro de territorio español en la web del Ministerio de Sanidad, y/o Consejería de Salud de tu comunidad autónoma de residencia o destino.
>El uso de mascarilla es obligatorio, en todo momento y circunstancia, en la totalidad del territorio peninsular e insular español, incluidas las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.
>Dada la volatilidad de toda la información relativa a la situación de la Covid-19 en España, ésta puede sufrir alteraciones en cualquier instante
. Actualiza visitando con periodicidad la web de la Consejería de Salud de tu comunidad autónoma de residencia, o destino. 

POR FAVOR #MuéveteConResponsabilidad, #ManténDistanciaSocial y #UsaBienLaMascarilla 

Es por tu bien. Es por el mio. Gracias!!! 🙂

Pic deLuxe: Un arenal sin igual

Etiquetas

, ,

Parajes naturales que seducen, que enamoran, que enganchan… España puede presumir de una apabullante variedad de ambientes con los que la naturaleza reclama nuestra presencia para rendirle justa admiración, respeto y pleitesía.

El Principado de Asturias, en el noroeste de la Península Ibérica, concentra todo lo mejor de la montaña, con una sección de los potentes Picos de Europa dentro de sus fronteras, y un litoral asomado al mar Cantábrico que puede hipnotizar con sus ensenadas, acantilados, rías, dunas y arenales.

La foto de este Pic deLuxe nos muestra la Playa de los Quebrantos, en San Juan de la Arena, una singularísima villa marinera levantada sobre un cordón dunar que pertenece al concejo asturiano de Soto del Barco. Este magnífico arenal mide más de 800 metros y se encuentra muy próximo a la desembocadura del río Nalón, el más importante del principado.

Una foto que captura un instante perfecto, con el astro sol a punto de dejarnos hasta la jornada siguiente; una imagen que invita a la relajación, a la ensoñación, a cerrar nuestros ojos, respirar hondo y agradecer a nuestra deidad de cabecera poder ser testigos de instantes tan únicos e irrepetibles. Porque, amigxs, cada ocaso nunca es igual al anterior…

Foto cortesía M.Belén Blanco

IMPORTANTE

En la “nueva normalidad”, NO OLVIDES:
   >HIGIENE FRECUENTE DE MANOS
   >DISTANCIA SOCIAL (1,5 mts)
   >USAR MASCARILLA DE PROTECCIÓN

POR FAVOR #MuéveteconResponsabilidad, #ManténDistanciaSocial y #UsaBienLaMascarilla

Es por tu bien. Es por el mío. Gracias  🙂

La Marina, una Cantabria abierta al mar

Etiquetas

,

AVISO DE DESCARGO DE RESPONSABILIDAD
Este blog siempre muestra, como sugerencia, un lugar que puede ser visitado dentro o fuera de España. Sin embargo, antes de viajar es importante que te informes sobre la situación actualizada de la Covid-19 en el destino elegido.

DISCLAIMER NOTICE
This blog always shows, as a suggestion, a place that can be visited, in or out of Spain. However, before traveling it is important that you know about the updated situation of Covid-19 in destination.

Más allá de la apasionada vehemencia con la que su presidente defiende cada vez que tiene oportunidad, sobre todo en las cadenas televisivas de cobertura nacional, la multitud de bondades de su querida “tierruca”, lo cierto es que a Miguel Ángel Revilla no le falta razón. Es por ello que en el post de hoy conoceremos un pedazo de esa tierra peninsular ibérica al que nunca le había dedicado una sola línea en este blog. Imperdonable. Lo sé. Espero que el presidente Revilla no me lo tenga en cuenta. Hoy hablamos… de Cantabria.

  Bandera de Cantabria 

Cantabria es una de las diecisiete comunidades autónomas en las que se divide administrativamente el mapa territorial de España. Formalmente es una comunidad autónoma uniprovincial, de apenas 5mil km2, definida como “comunidad histórica” en el Preámbulo de su Estatuto de Autonomía de 1981, en tanto este último queda definido como expresión jurídica de la identidad de Cantabria. La capital de esta pequeña región del norte de España está en la elegante y cosmopolita ciudad de Santander.

Ayuntamiento de Santander, la capital de Cantabria

Dentro de los límites geográficos de Cantabria se advierten tres áreas muy bien delimitadas: la Marina o franja costera, de valles bajos, amplios y abruptos acantilados; la Montaña, que, como su nombre indica, referencia toda la barrera montañosa que discurre en paralelo al litoral del mar Cantábrico y conocida como Cordillera Cantábrica. Aquí abundan altas crestas y profundos valles que siguen un eje norte-sur, donde se acumulan fuertes pendientes causadas por la pertinaz erosión de los ríos que nacen no lejos de la costa y bajan hacia ella de manera torrencial.

Praderías y caseríos costeros con el telón de fondo de los Picos de Europa

Campoo y los valles del sur constituyen la tercera zona, la más meridional, con suaves pendientes, masas forestales de roble negro y pino silvestre, y con un clima continental, seco, extremo y de fuerte contraste entre estaciones. Nada que ver con el ambiente más húmedo y templado del norte de la comunidad, de clara influencia atlántica.

Cantabria deslumbra con una hechizante paleta de colores que abarcan desde el verde intenso de sus praderías, alimento para el numeroso ganado vacuno, al azul del omnipresente mar Cantábrico. Pocos pueden ofrecer tanta variedad en tan apretado espacio.

Mirador de la Corneja, Liandres

Desde cumbres que aspiran a tocar el cielo, valles de ensueño, bahías de postal, indómitas playas, miradores naturales, arriscados acantilados, bosques encantados, pueblitos de postal que lucen recias casonas de piedra… hasta la existencia de un legado cultural y monumental que puede codearse con lo más reputado de otras partes del país.

Si bien resulta fascinante perderse entre las cuatro esquinas de esta pequeña y bellísima comunidad autónoma española, lo cierto es que el litoral cántabro, la Marina, nos pone en contacto con un entorno prodigioso y prolijo en belleza y atractivo naturales.

San Vicente de la Barquera, en el extremo occidental de Cantabria

Partiendo del pintoresco municipio de San Vicente de la Barquera, en el occidente de este agraciado terruño al alcance de la frontera con el Principado de Asturias, y siempre con el imponente telón de fondo de las cumbres nevadas de los Picos de Europa, hasta la encantadora y animada villa marinera de Castro Urdiales, en el oriente del mismo y próxima a la muga con el País Vasco/Euskadi, la Marina cántabra es una constante sucesión de arenales para todos los gustos, desafiantes precipicios sobre el agua y espacios naturales protegidos de alto valor ecológico, como el Parque Natural de Oyambre. A lo que hay que sumar iglesias, ermitas, cenobios, museos, catedrales, castillos, imponentes edificios civiles…y una espléndida capital como Santander.

Castro Urdiales, en el extremo oriental de Cantabria

Con un diseño y urbanismo que no dan precisamente la espalda al mar, una refinada estética y un ambiente chic de alta sociedad aristocrática que retrotrae a tiempos de la Belle Époque, la distinguida capital cántabra no dejará a nadie en la indiferencia. Como ya les ocurriera a principios del siglo pasado al rey Alfonso XIII y su consorte, Victoria Eugenia de Battenberg.

Ambos se dejaron seducir por los encantos de la ciudad y su preciosa bahía, las pusieron en el mapa y éstas se convirtieron a renglón seguido en imán para la aristocracia y nobleza europeas. Desde entonces, Santander no ha parado de dar cobijo y retar con placenteras experiencias viajeras a todo aquel que haya querido, o quiera poner los pies en la ciudad y dejarse llevar.

Palacio de la Magdalena en Santander

No te lo pierdas…

Si decides recorrer y aventurarte en la Marina cántabra, no dejes pasar la oportunidad de conocer dos destinos imprescindibles. Déjate caer por Santillana del Mar, a solo una treintena de kilómetros de Santander. Uno de esos impactantes museos medievales a cielo abierto, donde el gastado empedrado de las calles y sus mimados edificios históricos del casco antiguo –siempre concurrido de visitantes- te harán creer que has viajado atrás en el tiempo. Una villa con mucho lustre de medievo, donde la Colegiata de Santa Juliana es su joya más preciada; un exquisito ejemplo del románico del siglo XII.

Colegiata de Santa Juliana en Santillana del Mar

No lejos, en la Comarca de la Costa Occidental de Cantabria, y a una veintena de kilómetros de Santillana del Mar, tenemos otra parada obligada en Comillas. Sin pasar por alto sus magníficas playas, el interés de la villa cántabra se centra en su primorosa arquitectura modernista de fines del siglo XIX e inicios del XX, una rareza fuera de su inherente escenario, Cataluña.

Aquí, en Cantabria, el irreemplazable Antonio Gaudi dejó muestra de su temprano talento, entre 1883 y 1885, con el diseño de la Villa Quijano, conocida como “El Capricho”; toda una oda a la originalidad y la fantasía, elementos de los que el arquitecto catalán iba sobrado, y con claras influencias mudéjares y nazaríes propias de su primera etapa.

El Capricho de Gaudi en Comillas

En síntesis estamos ante una vivienda de redondeadas formas, sin aristas y una singularísima torre-minarete que recuerda a un alminar persa. La abundancia de azulejos cerámicos, y otros elementos en distintas tonalidades, confiere a la fachada externa una deliciosa variedad cromática. Sencillamente genial. No en vano es el edificio más espectacular de Cantabria, de esa “Cantabria infinita”, tal y como reza el eslogan turístico promocional acuñado por la administración pública autonómica.

+INFO en: Turismo de Cantabria / Turismo Santander / Turismo Santillana del Mar / Turismo Comillas 

Todas las fotos de este post fueron tomadas en periodo invernal, antes de la declaración del Estado de Alarma el 14 de marzo de 2020.

RECUERDA, ESTAMOS EN LA “NUEVA NORMALIDAD”

A tener en cuenta antes de ponerse en marcha

>INFO actualizada sobre evolución de la pandemia por Covid-19 dentro de territorio español, o eventuales restricciones debido a rebrotes de la enfermedad, en la web del Ministerio de Sanidad, y/o Consejería de Salud de tu comunidad autónoma de residencia o destino.
>El uso de mascarilla es obligatorio, en todo momento y circunstancia, en 16 de las 17 comunidades autónomas de España. El gobierno autonómico de las Islas Canarias impondrá, por su parte, la medida desde la medianoche del 14 de agosto próximo.
>Dada la volatilidad de toda la información relativa a la situación de la Covid-19 en España, ésta puede sufrir alteraciones en cualquier instante. Actualiza visitando con periodicidad la web de la Consejería de Salud de tu comunidad autónoma de residencia, o destino.

POR FAVOR #MuéveteconResponsabilidad, #ManténDistanciaSocial y #UsaBienLaMascarilla Es por tu bien.

Es por el mío. Gracias!!! 🙂 

Atento/a si tienes que acudir al aeropuerto

Etiquetas

, , ,

Estamos, como ya es sabido, en la “nueva normalidad” desde el día 21 de junio, toda vez que fue levantado el Estado de Alarma decretado por el Gobierno central de España -el pasado 14 de marzo- debido a la emergencia sanitaria desatada por la expansión descontrolada del coronavirus SARS-CoV-2 en nuestro país.

Desde esa fecha, 21/6, la movilidad es completa en todo el territorio español, salvo en las zonas donde están apareciendo rebrotes de la enfermedad Covid-19. En estas áreas se está procediendo, con carácter de urgencia, a aplicar medidas de tipo restrictivo para atajar el riesgo de transmisión incontrolada del coronavirus entre la población, incluyendo el confinamiento temporal. Sea como fuere, en este momento España permite a sus ciudadanos desplazarse por el país, y fuera de él, para lo cual éstos pueden utilizar distintos medios de transporte, entre ellos, cómo no, el avión.

Aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas. Pixabay

Si en los próximos días tienes previsto acudir a un aeropuerto de la red nacional gestionada por Aena para trasladarte a otro punto del país, o de la Unión Europea, además de estados asociados al Acuerdo Schengen, la siguiente información podría interesarte. Por tanto si este es tu caso, sigue leyendo. Si no es tu caso, ya que has entrado en el blog, aprovecha para deleitarte con alguna de las 266 entradas publicadas hasta el momento. Seguro que más de una llamará tu atención  🙂

Sigamos pues…

Desde el miércoles pasado, día 8 de julio, el Boletín Oficial del Estado, B.O.E., detalla las limitaciones y obligaciones que todo pasajero debe observar si acude a un aeropuerto español con la intención de iniciar un desplazamiento aéreo, con independencia del motivo del mismo, ya sea por trabajo, turismo, asuntos familiares… Estos protocolos de actuación han entrado en vigor 24 horas después, es decir, a las cero horas del 9 de julio y estarán activos hasta que finalice la situación de alarma sanitaria de la Covid-19.

PIXABAY

Aquí viene el meollo. Todo viajero/a que transite por cualquier terminal aeroportuaria de competencia nacional, deberá portar un billete o tarjeta de embarque válidos, y solo podrá permanecer en las instalaciones por un tiempo no superior a las seis horas con anterioridad al horario de salida previsto de su vuelo.

Por otro lado, el mismo viajero/a deberá usar en todo momento, en tanto permanezca en el interior del aeropuerto, una mascarilla (tapabocas, cubrebocas, barbijo… en países de Latinoamérica) quirúrgica o de protección superior, tipo FFP2/KN95, por ejemplo, además de guardar la distancia interpersonal establecida por Sanidad, ahora, en un metro y medio. Todas estas normas son de obligado cumplimiento y afectan igualmente a acompañantes de menores que vayan a viajar solos y/o personas con discapacidad.

Nota importante:

No están permitidas las mascarillas de tipo higiénico dentro de cualquier instalación aeroportuaria desde el día 9 de julio y hasta nuevo aviso. Si quieres saber más sobre este tipo concreto de mascarilla, haz clic aquí.

Asimismo, y sin perjuicio de todo lo anterior, deberá abstenerse de poner un pie en cualquier aeropuerto nacional toda persona en aislamiento domiciliario por presentar síntomas compatibles, o diagnosticada de facto de Covid-19, o quienes se encuentren en cuarentena en su casa, o dependencia cerrada equivalente, por haber estado en contacto estrecho con persona positiva de la enfermedad maldita. Ni que decir tiene que si presentas síntomas evidentes de albergar al dichoso bichejo como huésped en tu cuerpo, olvídate de ir al aeropuerto. Mejor en tu casa, y aislado bajo control médico.

Lo relataba en una entrada anterior. Ya transitamos en esta extraña nueva normalidad. Es tiempo de verano aquí, en España. Es tiempo de merecidas vacaciones, y más tras un largo y obligado confinamiento doméstico. Es tiempo de salir y viajar, de evadirse corporal y espiritualmente. Pero también es tiempo de responsabilidad individual y colectiva, de disciplina social, de mesura y autocontrol para intentar frenar esta pandemia mundial que ya pasará, tristemente, a los libros de historia. Depende de mí. Depende de ti.

Playa de Lloret de Mar, Cataluña. Foto cortesía Pepa Martín

ESTAMOS EN LA “NUEVA NORMALIDAD”

>INFO actualizada sobre evolución de la pandemia por Covid-19 dentro de territorio español, o eventuales restricciones debido a rebrotes de la enfermedad, en la web del Ministerio de Sanidad, y/o Consejería de Salud de tu comunidad autónoma de residencia o destino.

>INFO actualizada sobre movimientos y restricciones de viaje en la Unión Europea y área Schengen en la web del Ministerio de AAEE y en Re-open EU

>INFO para viajer@s de cualquier nacionalidad con destino España. Ést@s deberán cumplimentar un Formulario de Control Sanitario (FCS) por vía electrónica y antes de iniciar su viaje, ya sea en avión o barco. Dicho formulario se puede rellenar en la web www.spth.gob.es o a través de la app gratuita SPAIN TRAVEL HEALTH-SpTH. Una vez cumplimentado, se proporciona un código QR que será requerido al ingreso en España. Medida vigente hasta el cese de la alarma sanitaria por la Covid-19. Ten en cuenta que nuestra salud viaja con nosotros, tal como nos recuerdan desde el Ministerio de Sanidad de España.

IMPORTANTE

En la “nueva normalidad”, NO OLVIDES:

  HIGIENE FRECUENTE DE MANOS

   DISTANCIA SOCIAL (1,5 mts)

  USAR MASCARILLA DE PROTECCIÓN

Es por tu bien. Es por el mío. Gracias  🙂

Pic deLuxe: Un Real Sitio

Etiquetas

, ,

Apenas una quincena de kilómetros lo separan de la capital de España, Madrid. Y sin embargo también seduce por su historia y tradición. El actual municipio de San Fernando de Henares nació bajo cobijo de la Corona española en manos de la recién iniciada, entonces, dinastía de los Borbones, justo en el punto de arranque del siglo XVIII.

Corría el año 1746 cuando el primer Borbón reinante, Felipe V “el Animoso”, para no depender de las importaciones a través de mercados coloniales, principalmente en manos extranjeras, da luz verde a la creación de una real fábrica de paños ultrafinos en un lugar próximo a la Corte, tratando de potenciar con ello la industria textil propia. La elección recaería en un paraje conocido como Torrejón de la Ribera, apenas un caserío cercano al río Jarama donde desde un siglo antes malvivían medio centenar de personas.

Uno de los últimos actos de gobierno del monarca antes de su defunción en julio de ese mismo 1746, fue precisamente la compra -mediante real decreto- del insalubre enclave para comenzar las obras de la fábrica y las viviendas que alojarían a los trabajadores de la misma, una vez ésta se pusiera en marcha. Todo un proyecto urbanístico impulsado y ejecutado desde la monarquía e inspirado en el barroco europeo de la época, pero adaptado en buena medida a la tradicional y siempre sobria arquitectura civil castellana.

El sucesor de Felipe V, Fernando VI “el Prudente”, daría continuidad al proyecto de su padre; un proyecto que además del plano puramente urbano, debería ir acompañado de las necesarias infraestructuras hidráulicas que canalizaran la fértil vega del río Jarama y regaran las extensas tierras de cultivo y labranza existentes; todo con el fin de garantizar el abastecimiento de frutas, verduras, hortalizas… a la nueva población, además de la propia capital del Reino.

El segundo monarca borbón fue clave, pues, en la fundación y desarrollo de lo que vino en denominarse inicialmente “Real Sitio de San Fernando de Jarama”. La regia procedencia del nombre es fácil de suponer; sin embargo el actual apellido fluvial de “Henares” -adoptado por decisión municipal en 1916- no se corresponde con la realidad geográfica de la zona.

Otro río, el Jarama, es el que bordea la histórica población por su lado más oriental, en tanto el Henares es un afluente suyo y el punto de encuentro entre ambos se sitúa casi en el vecino municipio de Mejorada del Campo. Una toma de decisión bastante inconsecuente por parte del consistorio sanfernandino.

Pero regresemos al pasado. Con el propósito de asegurar sustento a la población, tal como indicaba más arriba, se ponen en marcha durante el reinado de Fernando VI obras de infraestructuras que garantizasen el abastecimiento vecinal de todo tipo de productos procedentes de las huertas ubicadas en la fértil vega del río Jarama. Se construyeron de este modo, y para tal fin, caceras, exclusas, una presa, puentes, un molino, lavaderos…

Sin embargo el devenir de la fábrica no fue el deseado y poco después, en 1753 y debido a su baja productividad y los altos precios de los tejidos, la Real Fábrica es trasladada al pueblo de Vicálvaro, más próximo a Madrid. En San Fernando de Henares se quedaron únicamente los almacenes y comienza un declive y deterioro imparable para la población. En 1868 la villa deja de ser propiedad de la Corona. Para entonces, San Fernando de Henares pierde su condición de “Real Sitio” y crea su propio ayuntamiento.

En la actualidad l@s sanfernandin@s y visitantes de fuera pueden coquetear con la historia de este notable municipio madrileño, acercándose a las fructíferas huertas circundantes a su casco histórico y disfrutar de los apacibles paseos arbolados –hay tres- que en su momento bordearon la llamada “Huerta Grande”. Aun así, todavía hoy podemos admirar el sistema original de riego, con adorables puentecitos, exclusas ancladas en los canales y acequias que se nutren de las aguas del río Jarama. La imagen que ilustra este Pic deLuxe da fe de ello.

Foto cortesía de M.Belén Blanco

ESTAMOS EN LA “NUEVA NORMALIDAD”

>INFO actualizada sobre situación de la Covid-19 dentro de territorio español en la web del Ministerio de Sanidad, y/o Consejería de Salud de tu comunidad autónoma.

>INFO actualizada sobre movimientos y restricciones de viaje en la Unión Europea y área Schengen en la web del Ministerio de AAEE y en Re-open EU

>ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN SOBRE LIBRE CIRCULACIÓN TERRESTRE INTERNACIONAL EN LA PENÍNSULA IBÉRICA:

Desde ayer, 1 de julio, ha quedado reabierta la frontera terrestre -conocida popularmente como la “Raya”- entre España y Portugal. Una frontera que llevaba clausurada -salvo para determinados colectivos y actividades esenciales- desde el pasado 17 de marzo con motivo de la expansión del coronavirus SARS-CoV-2.

Viajar en la “nueva normalidad”

Etiquetas

, , , ,

Cuando se publique este post, España -todo el país al completo- habrá entrado en lo que su gobierno central ha denominado desde el inicio de la pandemia por la Covid-19, y el consiguiente Estado de Alarma decretado el pasado 14 de marzo, “nueva normalidad”. Un escenario, algo incierto y difuso, por el que muchos y muchas llevan suspirando desde esa crítica fecha. Para todxs ellxs hoy, tras 98 jornadas en estado de alarma y confinamiento obligatorio -suavizado a medida que se avanzaba en el proceso de “desescalada” iniciado el lunes 4 de mayo-, ha llegado el gran día.

 Afirmativo 🙂

Desde este domingo 21 de junio en España se levanta ese marco de excepcionalidad que ha llevado a sus habitantes a vivir –y sufrir- una experiencia absolutamente inédita (y trágica por desgracia en muchos casos) en sus vidas. Ni los más mayores recuerdan algo parecido ya que para encontrar una situación análoga habría que retroceder hasta 1918, cuando la mal llamada “gripe española” provocó una terrible pandemia global que se llevó por delante la vida de entre 40 y 50 millones de personas en el mundo, de ellos algo más de 250 mil aquí, en España. El cómputo oficial de las autoridades españolas, sin embargo, redujo la mortalidad a 147.114 fallecidos. ¿Os resulta familiar esta controvertida dualidad?

   Pandemia de 1918

Y, ¿ahora qué?

La primera consecuencia tras decaer el estado de alarma es que a partir de hoy, 21 de junio, se recupera la movilidad TOTAL en todo el territorio español. En la práctica esto se traduce en algo obvio, pero no por ello menos esperado: desde la medianoche pasada cualquier nacional del país, o extranjero residiendo legalmente en España, podrá trasladarse de manera libre y sin restricciones por todo el territorio peninsular e insular español.

Ahora bien, ¿qué ocurre con los viajes fuera de nuestras fronteras? En este supuesto la cosa se complica un poco más, pero vamos a tratar de explicar y aclarar cómo quedan los desplazamientos por motivos de turismo allende nuestras fronteras nacionales, y la recepción, a su vez, de viajeros extranjeros que pretenden entrar en España.

Aeropuerto internacional “Adolfo Suárez-Madrid Barajas”, listo para ponerse en marcha de nuevo

DOS OPCIONES:

-Opción A

Viajes dentro de los límites interiores de la Unión

Europea y estados asociados al marco del Acuerdo

Schengen

En este caso España reabre sus fronteras a partir de hoy, 21 de junio, a los ciudadanos de estados miembros de la UE y del espacio Schengen, sin exigencia de cuarentena ni portar un certificado de viaje internacional tras el ingreso en el país, tal como ocurría hasta ayer mismo, al menos en lo que respecta al requisito de la cuarentena obligatoria de dos semanas.

La excepción, siempre las hay, la impone Portugal. Hasta el próximo día 1 de julio, y por petición expresa de nuestros vecinos del oeste, no se reabre la frontera más antigua del Viejo Continente en ambos sentidos. En la actualidad permanecen abiertos quince puntos de paso con el país luso -inicialmente fueron solo nueve-, si bien únicamente para transporte de mercancías, trabajadores transfronterizos y personal sanitario y diplomático, es decir, para actividades esenciales.

Paso fronterizo entre los dos estados ibéricos a través del Puente Internacional del Guadiana, entre Ayamonte (ESP) y Castro Marim (PT)

Todo lo dicho con anterioridad no significa que de manera automática los ciudadanos españoles podamos ingresar desde hoy libremente en cualquier estado miembro de la UE, o perteneciente al espacio Schengen. Esta cuestión va a depender de la decisión que cada país vaya tomando con respecto a España, si bien el hecho de que Madrid abra fronteras desde hoy será determinante para que las demás capitales tomen, en reciprocidad, la misma medida.

Como bien es sabido, el Acuerdo de Schengen permite viajar sin restricciones ni controles fronterizos por el interior de un territorio que concierne a veintiséis estados europeos adheridos a dicho acuerdo; veintidós de ellos pertenecientes a la UE.

Paso del Brennero/Brenner entre Italia y Austria

(Nota del blog: Para saber más sobre lo que implica y la trascendencia de este importante tratado de libre circulación de personas y mercancías en Europa, puedes consultar aquí)

Así las cosas, desde hoy España permite la entrada dentro de su territorio a viajeros de los siguientes países: Bélgica, Dinamarca, República Checa, Alemania, Estonia, Grecia, Francia, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Hungría, Malta, Países Bajos, Austria, Polonia, Eslovenia, Eslovaquia, Finlandia y Suecia, además de Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza. Ni que decir tiene que los ciudadanos españoles también tienen acceso preferente a su propio país desde fuera de nuestras fronteras.

Por si esto fuera poco, y en un alarde de optimismo, otra media docena de estados de la Unión Europea, pero que no han suscrito el acuerdo Schengen, tienen igualmente vía libre para ingresar desde este domingo en España. A saber: Irlanda, Rumanía, Bulgaria, Chipre, Croacia y Reino Unido. Este último, Reino Unido, es un caso muy particular. Los británicos siempre lo son. El gen de la disconformidad lo portan de serie en su ADN.

El pasado 31 de enero, y tras consumarse el inacabable Brexit, el Reino Unido de la Gran Bretaña dijo “bye bye” a la Unión Europea. Sin embargo ahora mismo el país de la “Union Jack” transita por una suerte de limbo temporal que le llevará hasta fin de año, periodo durante el cual intentará aclarar su futura relación post Brexit con el resto de europeos. Es por ello que en este interregno la compleja normativa comunitaria todavía es de aplicación en las Islas al otro lado del Canal de la Mancha, incluida la materia que concierne a inmigración y fronteras.

La torre Elizabeth, en Londres (UK), alberga el célebre reloj cuya campana se conoce popularmente como “Big Ben”

-Opción B

Viajes hacia y desde Terceros países ajenos a la

Unión Europea y espacio Schengen

En este caso España aceptará, de manera gradual, el ingreso de ciudadanos de esos terceros países a partir del próximo 1 de julio y tras un acuerdo multilateral con ellos que recaerá en la Unión Europea. Fue precisamente esta última quien recomendó no abrir fronteras exteriores hasta el 1 de julio, tras sucesivas prórrogas. Será, pues, Bruselas quien negocie en nombre de todos los socios con qué países se puede levantar restricciones y qué ciudadanos podrán viajar y visitar territorio europeo de forma segura, para ambas partes, en el capítulo sanitario.

Para tal fin las autoridades comunitarias exigirán tres requisitos: en primer lugar la situación epidemiológica de esos terceros países deberá ser análoga, o incluso mejor, a la de la propia UE y -2a. condición- deberán aceptar determinadas premisas sanitarias en origen, trayecto y destino. Por último, y no menos trascendente -3a. condición-, deberá existir reciprocidad; es decir, “yo acepto que vengas, ergo tú aceptas que vaya”.

Pasajeros en tránsito dentro del aeropuerto de Dubái, EAU

A nadie se le escapa que el sector turístico es una maquinaría decisiva en la economía interna de muchos países, en especial aquí, en el sur de Europa, donde la Covid-19 se ha ensañado de manera muy particular. En el caso de España el turismo supone más del 12% de su Producto Interior Bruto (P.I.B.) y por tanto urge poner en marcha de nuevo y cuanto antes toda esa ingente maquinaría a funcionar.

Sin embargo, este deseo, lógico y vital, colisiona de manera dramática con otro deseo no menos importante y también vital, cual es la seguridad sanitaria. Escribía al inicio de este post que desde hoy, ya sin estado de alarma, entramos en una nueva etapa de naturaleza incierta y titubeante; un periodo en el que si bien podemos disfrutar de algo similar a lo que en su día fue normalidad de manual, hoy se nos antoja una normalidad débil y frágil.

Turismo y hostelería, claves en la recuperación económica de muchos países. (Foto anterior a la pandemia)

La amenaza de este coronavirus, que se está cebando ahora mismo en América Latina, sigue ahí, presente, tal vez algo debilitado y aletargado aquí en Europa por las rígidas políticas de contención y confinamiento, pero permanece ahí, al acecho y esperando nuevas condiciones favorables para reiniciar en cualquier momento su ataque indiscriminado.

Es por ello que desde hoy se impone la cordura, responsabilidad, disciplina social y asumir que depende de todos y cada uno de nosotros y nosotras, de manera individual y colectiva, mantener a raya a este enemigo letal y tratar de convivir con él de la manera menos gravosa para nuestra salud. Al menos hasta que se disponga de la ansiada vacuna o tratamiento alternativo eficaz. Entretanto hay que priorizar la prudencia, sensatez y seguir las recomendaciones del departamento de sanidad de nuestras respectivas comunidades autónomas.

Ya podemos viajar por el interior de España y la mayor parte de Europa. Aprovechemos y disfrutemos de esta recuperada oportunidad, pero con mucha cautela y prudencia, ahora que ha empezado -hace unas horas- la estación reina para unas merecidas vacaciones, el veranito  🙂

“Comarca Sierra Oeste” en la Comunidad de Madrid, ejemplo de espacio natural para un turismo de interior y nacional 

Nos ponemos en marcha  🙂

Feliz verano y salud para todxs!!!

+INFO actualizada sobre movimientos y restricciones de viaje en la Unión Europea y área Schengen a través de la web del Ministerio de AAEE y en Re-open EU

IMPORTANTE

En tiempos de la “nueva normalidad”, RECUERDA:

 HIGIENE FRECUENTE DE MANOS

 MANTÉN DISTANCIA SOCIAL (1,5mts)

     USA MASCARILLA DE PROTECCIÓN

 Es por tu bien. Es por el mío. Gracias  🙂

Orreaga/Roncesvalles, donde todo comienza (II)

Etiquetas

,

Orreaga/Roncesvalles (actual denominación bilingüe, castellano-euskara, cooficiales en la zona vascófona de la Comunidad Foral de Navarra), siempre fue un lugar de paso, de tránsito hacia otros destinos, tal como se apuntaba en la entrada anterior.

Sin embargo dos hechos concluyentes y de extraordinaria relevancia marcarían el futuro de toda la zona. De un lado en el cercano desfiladero de Luzaide/Valcárcel tuvo lugar en el año 778 la legendaria batalla de Roncesvalles; una contienda militar acaecida en estos abruptos pagos y que supuso la humillación del todopoderoso Carlomagno, toda vez que su retaguardia quedó diezmada a manos de los briosos vascones.

Monumento conmemorativo de la Batalla de Roncesvalles en 778

El otro gran acontecimiento que marcaría el devenir de la pequeña villa pirenaica, y su sorprendente entorno, ya lo hemos mencionado en la primera parte de esta entrada. La tumba del apóstol Santiago, al otro extremo del país, empezó a atraer desde el siglo X a miles y miles de peregrinos de toda la cristiandad, en su recorrido físico y espiritual  hacia la anhelada meta compostelana. Tal fue la avalancha humana en ruta que pronto se hizo patente la necesidad de dotar a Roncesvalles de algunas infraestructuras básicas para atender las necesidades y problemas que padecían los tenaces peregrinos.

Con el doble impulso del Obispo de Pamplona y el rey Alfonso el Batallador, se levantó un hospital en el alto de Ibañeta al que siguieron, más abajo, en el llano, un albergue-hospital y una iglesia colegial, regentados ambos por una comunidad de canónigos con el voluntarioso fin de cuidar y proteger a los sufridos peregrinos.

La Edad Media confirmó la trascendencia de Roncesvalles a medida que las peregrinaciones iban en aumento. Se construyeron nuevos edificios y la colegiata alcanzó gran significación, siempre en paralelo a sus dominios, unos dominios que no paraban de extenderse.

Colegiata de Santa María en Roncesvalles

La Colegiata de Santa María es, sin duda, la principal edificación de Orreaga/Roncesvalles. Su fundación, de origen episcopal, estuvo muy vinculada y favorecida por la corona navarra. Un templo levantado en piedra caliza entre los siglos XII y XIII en estilo gótico francés.

Nave de tres plantas, donde llaman poderosamente la atención sus magníficos ventanales góticos decorados con coloridas vidrieras modernas. El altar mayor lo preside una imponente talla en madera, también gótica, de Santa María de Roncesvalles; una talla revestida con plata y dorados adornos. En el exterior, a la izquierda de la fachada, se alza la torre que conserva su primigenio carácter defensivo.

La nieve fue la causante de que el claustro se derrumbase en el año 1600. Fue reconstruido a lo largo del siglo XVII. Al claustro se abre la capilla de San Agustín, antigua sala capitular en cuyo centro se sitúa la tumba del rey navarro, Sancho VII el Fuerte. La losa que cubre el sepulcro, con una estatua del monarca, delata la enorme estatura que debió gastar el bueno de Sancho.

Iglesia de Santiago en Roncesvalles

La pequeña iglesia gótica de Santiago, construida en el siglo XIII; el austero Hospital Nuevo, de inicios del XIX y actual albergue de peregrinos; el museo-tesoro que custodia piezas de gran relevancia, como el Ajedrez de Carlomagno, un relicario del siglo XIV en plata dorada y esmaltada que, según la tradición, perteneció al Imperator Romanum gubernans Imperium Carolus Magnum; el antiguo molino; la casa de los beneficiarios y la posada… todos a una, completan un conjunto de edificios religiosos y civiles de gran trascendencia espiritual y mística, centro de romerías marianas y un hito del Camino de Santiago. Una ruta de peregrinación declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1993.

+INFO en la Web Oficial de Turismo de Navarra

IMPORTANTE

En tiempos de desescalada de la Covid-19, RECUERDA:

  PAGA CON TARJETA/MÓVIL

  MANTÉN HIGIENE DE MANOS

  MANTÉN DISTANCIA DE SEGURIDAD

  USA MASCARILLA DE PROTECCIÓN

#DisciplinaSocial #EsteVirusLoParamosUnidos  #EsteVirusLoParamosTodos #SalimosMásFuertes

Orreaga/Roncesvalles, donde todo comienza (I)

Etiquetas

, ,

Hemos hablado varias veces sobre él en este blog. Según la Wikipedia, el Camino de Santiago es “la denominación que tienen una serie de rutas de peregrinación cristiana de origen medieval que se dirigen a la tumba de Santiago el Mayor, situada en la catedral de Santiago de Compostela (Galicia, España)”.

Estamos, pues, no solo ante un camino o recorrido. Son varias las rutas de peregrinación que procedentes de los cuatro puntos cardinales se adentran en territorio español para converger, todas ellas, de manera unívoca, en un mismo punto: la catedral de Santiago de Compostela, el lugar donde reposan los restos del apóstol Santiago. Y esto es así desde el medievo, cuando estos itinerarios de peregrinaje ya servían de espina dorsal para los distintos reinos instalados en la rugosa y agitada piel de la Península Ibérica.

Sin embargo de entre todas las rutas jacobeas, una es la que siempre ha destacado por encima de las demás desde que fuera descubierta la tumba del apóstol en el siglo IX, en lo que hoy es territorio de la comunidad autónoma de Galicia. Con la expansión de los reinos cristianos en la península ibérica quedó asegurada la primitiva ruta romana que unía Burdeos con Astorga, atravesando Pamplona, Burgos y León, conocida como “Ab Asturica Burdigalam”. Este sería el germen sobre el que luego se desarrollaría el itinerario de la principal ruta del Camino de Santiago.

Catedral de Santiago de Compostela, España. PIXABAY

Fue así, procedente de Francia, como las marchas de peregrinos hacia el punto donde yacen y se rinde culto a los huesos del discípulo de Cristo -depositados en una urna de plata colocada en una pequeña cripta de la catedral de Santiago de Compostela-, empezaron a canalizarse a través de los Pirineos occidentales. De ahí que a esta especie de “ruta premium” se la empezara a conocer como “Camino Francés”, denominación que sigue vigente en la actualidad.

Los peregrinos que procedían de Francia utilizaban este camino de entrada transpirenaico y cruzaban la cordillera montañosa a la altura del Puerto de Roncesvalles para luego dirigirse hacia Pamplona, la capital de la actual Comunidad Foral de Navarra, en el norte de España, y continuar, más tarde, hacia Miranda donde se salvaba el río Ebro y se proseguía hacia occidente, vía Burgos y León, hasta alcanzar la meta en Santiago de Compostela.

Roncesvalles pues, es el génesis, el punto de inicio, el preludio de la gesta, del titánico esfuerzo que supone caminar y desplazarnos con el exclusivo motor de nuestro cuerpo hasta culminar en Santiago, a 790 kilómetros de distancia, la proeza. Una experiencia vital que hunde sus raíces en la historia y en la tradición cristianas; una experiencia que tiene algo de hechizo, de magia, de fascinación colectiva. Gentes de todas condiciones, ideologías y credos se apuntan a este auténtico reto personal, y al finalizar no les ha defraudado, según propias palabras, en absoluto.

Iniciando el Camino de Santiago en Roncesvalles, C.F. de Navarra

Si me acompañáis en la siguiente entrada, procederemos a una inmersión detallada en el piadoso punto de partida de la gran peregrinación compostelana aquí, en Orrreaga/Roncesvalles, en medio de este magnético y místico paraje pirenaico.

+INFO en la Web Oficial de Turismo de Navarra

NOTA: Este blog y su autor no entran en la polémica suscitada desde antiguo sobre la autenticidad de los restos del discípulo de Cristo en el interior de la catedral compostelana. Cierto es que no existe veracidad histórica sobre el hallazgo de los restos mortales del apóstol y tampoco de su paso por Hispania. No hay pruebas documentales ni arqueológicas, sin embargo la tradición cristiana es rotunda al aseverar que allí descansan los huesos del apóstol. Y más desde la promulgación de la bula “Deus Omnipotens” del papa León XIII en 1884, con la que la autenticidad de las reliquias de Santiago el Mayor quedaba fuera de toda duda. Historiadores y científicos, en cambio, concluyen que es posible, incluso probable. Nada más.

IMPORTANTE

En tiempos de desescalada de la Covid-19, RECUERDA:

  PAGA CON TARJETA/MÓVIL

  MANTÉN HIGIENE DE MANOS

  MANTÉN DISTANCIA DE SEGURIDAD

 USA MASCARILLA DE PROTECCIÓN

#DisciplinaSocial #EsteVirusLoParamosUnidos #EsteVirusLoParamosTodos #QuedaUnDiaMenos

Valle de Roncal, la esquina más bella del Pirineo Navarro

Etiquetas

,

El verano pasado tuve oportunidad de adentrarme en uno de los territorios con más historia y tradición del estado español. La Comunidad Foral de Navarra se encuentra al norte de España, encajonada entre las comunidades autónomas del País Vasco, La Rioja y Aragón. Un territorio de poco más de 10 mil km2 absolutamente diverso, con un norte dominado por espectaculares y húmedos valles pirenaicos, un sur más llano y algo más seco surcado por la ribera del río Ebro, y un centro que actúa como territorio de transición.

Panorámica del valle pirenaico de Roncal desde el mirador de Larra Belagua

Hoy vamos a detenernos en un rincón de esa Navarra más húmeda y septentrional, lleno de personalidad, tradiciones ancestrales, como el Tributo de las Tres Vacas o el Día de la Almadía, una gastronomía local que no defraudará a ningún paladar y una naturaleza que enamora al más escéptico. Está situado en la esquina noreste del mapa de la comunidad foral, en la muga –frontera- con Francia y la provincia aragonesa de Huesca, justo allá donde se elevan las cimas más abruptas del Pirineo navarro. Estamos en el Valle de Roncal, Erronkariko Ibaxa en euskara, idioma cooficial con el castellano en esta esquinita y en todo el norte de la comunidad autónoma navarra.

Siete son los pueblos que se esparcen como pequeñas perlas a lo largo del trazado longitudinal norte-sur del valle, siempre siguiendo la guía del río Esca. Burgui, Vidándoz, Garde, Roncal, Urzainqui, Isaba y Uztárroz son los nácares de esa preciosa cadena donde se asientan las gentes del valle; unas gentes que viven fundamentalmente de la explotación forestal, la ganadería y con los antecedentes descritos más arriba, también del turismo.

Típica construcción del valle con tejado a cuatro aguas

Los tejados inclinados a dos o cuatro aguas con aleros saledizos y chimeneas exhalando el humo de los trocos quemados para calentar el interior de los tradicionales caseríos, son una característica de los empedrados pueblitos del valle. Eso y sus preciosas iglesias, como la parroquial de San Esteban en Roncal, del siglo XVI y en estilo gótico renacentista, o la sublime iglesia fortaleza de San Cipriano en Isaba, igualmente del siglo XVI. Sin olvidar, cómo no, esa joya medieval de Burgui, el puente romano con sus cuatro arcos originales, su arcaico peralte y los tajamares que “deshilachan” las aguas del río Esca.

Parroquial de San Esteban, en la villa de Roncal

Y hablando de ríos. El Esca también tiene mucho que decir en este bello esquinazo del mapa de Navarra. Desde el norte del valle, donde se levantan las cumbres mayestáticas del Pirineo, como la Mesa de los Tres Reyes –el techo de Navarra-, va discurriendo su muchas veces agitado curso dirección sur, entre paisajes indóciles y únicos, hasta atravesar la Foz de Burgui –declarada Reserva Natural- que él mismo ha esculpido tenaz a lo largo del tiempo entre los altos del Borreguil (1.420 mts) y la Vírgen de la Peña (1.294 mts) y por donde abandona el valle bajo la atenta mirada de una de las colonias de buitres más numerosa de Europa. Un auténtico espectáculo natural y visual.

Puente romano en Burgui

Valle de Belagua

Podríamos decir que estamos ante un valle dentro de un valle, un lugar mágico donde comparten pastos comunales desde hace siglos personas, animales y bosque, siempre en perfecta armonía y respeto. El valle de Belagua, situado en el extremo más septentrional del valle de Roncal, junto a la frontera francesa y oscense, sería, sin equivocarnos, el ecosistema pirenaico más destacado de todo el Roncal.

Reserva Natural de Larra

Belagua es el hogar de la Reserva Natural de Larra, con uno de los parajes morfológicos kársticos más imponentes del Viejo Continente y las cumbres más altas del Pirineo navarro, donde los 2.428 metros de la Mesa de los Tres Reyes destacan por encima de todas las demás, como Ukerdi, Budogia, Txamantxoia o Lakartxela.

La carretera autonómica NA-137 nos conduce hasta el valle de Belagua desde Isaba, la capital del Valle de Roncal. Por el camino, y hasta la frontera francesa junto a la Piedra de San Martín a  1.750 metros de altitud, iremos dejando simas, barrancos, bosques, cascadas, senderos… un paisaje indómito a ambos lados de la calzada.

Adentrándonos en la reserva natural de Larra

En el kilómetro 17 de la NA-137 hay parada obligada en el mirador de Larra-Belagua. Ni que decir tiene que desde esta atalaya las vistas son insuperables y dejan sin respiración. El lugar perfecto para terminar nuestro post de hoy 🙂

+INFO en la Web Oficial de Turismo de Navarra

IMPORTANTE

En tiempos de Covid-19, RECUERDA:

  PAGA CON TARJETA/MÓVIL

  MANTÉN HIGIENE DE MANOS

  MANTÉN DISTANCIA DE SEGURIDAD

  USA MASCARILLA DE PROTECCIÓN

#EsteVirusLoParamosUnidos  #EsteVirusLoParamosTodos #EsteVirusLoVamosAParar #TodoSaldráBien #AndràTuttoBene #DisciplinaSocial #JuntosLoConseguiremos #QuedaUnDiaMenos